repatriados16022017ej07HERMOSILLO, SON.- Destinar 10 millones de pesos para apoyar a la repatriación segura de niños que viajan solos, propuso la diputada Flor Ayala Robles Linares.

La legisladora pidió que se destine el 1% de los mil millones etiquetados por el gobierno federal para apoyar a los connacionales a través de los consulados y la embajada de México en los Estados Unidos.

Ayala Robles Linares informó que cada año son devueltos aproximadamente 9 mil niños sin compañía a través de la frontera de Sonora que necesitan apoyo para llegar con seguridad a sus respectivos lugares de origen.

La legisladora indicó que el exhorto presentado al gobierno de la república pretende dar un soporte para los niños migrantes no acompañados que son deportados todos los años por Sonora.

Albergues

Recordó que la gobernadora Claudia Pavlovich rescató 12.5 millones de pesos para apoyar a los albergues que atienden a los migrantes en las ciudades fronterizas de la entidad.

Estimó que esa cantidad de menor se puede incrementar conforme las políticas antiinmigrantes de Estados Unidos se han recrudecido.

Subrayó que la mayoría de los niños repatriados no son mexicanos, pero son expulsados por la frontera sonorense, con gran peligro de su integridad, por lo que es necesario ayudarlos a llegar a sus familias.

Migrantes

La legisladora destacó que hay enormes peligros a los que se enfrentan, tales como abuso y tráfico de personas, incluso hay precio por ellos, que van de los tres a 10 mil dólares, dependiendo de la edad y quien sabe si realmente logran llegar a sus familias, comentó la legisladora.

“Pedimos a la federación que envíen el recurso mínimo necesario para poder mandar a estos niños a sus hogares, por avión ya que si los mandan por camión corren el riesgo de desaparecer”, indicó.

La diputada Flor Ayala indicó que los 10 millones de pesos sería lo mínimo para atender tres albergues que ya existen en Nogales, Agua Prieta y San Luis Río Colorado y para contactar a los familiares que viven en lugares tan retirados como Puebla o Oaxaca o más lejos aún.

Reconoció que el gobierno de México debe exigir mayor respeto para los niños menores de edad a quienes los expulsan a la hora que quieren y también para que Estados Unidos se haga cargo de enviar a los niños a sus lugares de origen cuando no son mexicanos.

EXP/GF/EJ/FEB/2017