Luis Alejandro Astorga Almaza04022017r01 1

HERMOSILLO, SON.- Las primeras campañas contra el narcotráfico realizadas y financiadas exclusivamente por agencias antidrogas de Estados Unidos se dieron en Sonora durante la posguerra, debido a la gran cantidad de cultivos de amapola y por la posición geográfica de esta entidad, indicó Luis Alejandro Astorga Almanza, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El coordinador de la cátedra UNESCO “Transformaciones económicas y sociales relacionadas con el problema internacional de las drogas”, añadió que esta entidad era líder a nivel nacional en la producción de amapola en 1930.

Luis Alejandro Astorga Almaza04022017r01

Afirmó que también fue este estado donde se dio el primer operativo para erradicar cultivos, que principalmente se ubicaban en Altar, en la sierra sonorense y en los valles del Yaqui y Mayo. Asimismo, en 1938 el ejército mexicano participó por primera vez en el corte y la quema de plantas de amapola en México, siendo Sonora donde se suscitó.

“Las vías de comunicación para los agentes antidrogas de Estados Unidos, que en ese entonces dependían del Departamento del Tesoro, no del Departamento de Justicia como es en la actualidad, era más fácil llegar a Sonora y a estados fronterizos, que meterse a la sierra de Sinaloa, Chihuahua o Durango.

Astorga Almanza dijo que desde el siglo XIX se ha sembrado en Sonora la amapola y fue en 1828 cuando ésta se consigna como parte de la flora de la región.

Otros enfoques
Astorga Almazán refirió que las primeras campañas contra el narcotráfico tenían un enfoque más de salud pública y menos punitiva, enfatizando la erradicación de cultivos, desincentivando el consumo de drogas e informando a los productores sobre la ilegalidad de este tipo de siembras.

Posteriormente, precisó, fue Estados Unidos quien comenzó a ver el problema de la producción ilegal de sustancias psicoactivas como un asunto de seguridad, y lanzaron la operación Cóndor en el Triángulo Dorado, lugar de la sierra donde se juntan los estados de Chihuahua, Sinaloa y Durango, y donde la siembra de drogas es profusa.

EXP/AA/RG/FEB/2017