niños musica 22112016r23

SAN LUIS RÍO COLORADO.- Profesores y directivos escolares de la frontera de Sonora están especialmente interesados en fomentar el aprendizaje de la música en niños y adolescentes, pues consideran que eleva el coeficiente intelectual.

Así surgió la Banda de Música de la Escuela Secundaria General Número 30 "Horacio Pompa Lizárraga", en la cual, desde el año 2000, se han formado varias generaciones de músicos.

La agrupación es encabezada por el director del plantel educativo, Jorge Gastélum Sotelo, y el propio director de la banda, José Luis Ávila Guerrero.

"Tenemos el propósito de que los estudiantes adopten la idea de dar un servicio a la comunidad, al infundirles el gusto por las artes y que las practiquen", comentó Ávila Guerrero.

Reseñó que el conjunto interpreta principalmente música popular mexicana, pero la preparación les ha permitido a los egresados estar en bandas de los otros niveles educativos de preparatoria y universidad.

Dicha miniorquesta está formada en la actualidad por 47 estudiantes, quienes con instrumentos de viento y percusión representan a los alrededor de 400 miembros que han pertenecido a esta cruzada por los sonidos.

Docentes y directivos de este plantel de San Luis Río Colorado manifestaron que este grupo musical se formó y sigue con la intención de promover la música en las nuevas generaciones, pues está comprobado científicamente que genera personas más estudiosas y responsables.

"Está científicamente comprobado por diversos estudios e investigaciones que el aprendizaje de la música eleva el coeficiente y el nivel intelectual, y vemos que los alumnos mejoran sus calificaciones", afirmó Ávila.

Indicó que la disciplina de pertenecer a la banda ayuda a la formación educativa, además de que enseña a los jóvenes a servir a la comunidad, por las presentaciones para las que se preparan en diferentes foros y también involucra a las familias.

El director de la banda de música manifestó que el apoyo de los padres de familia es muy importante en esta formación de sus hijos, desde la compra del uniforme, los instrumentos musicales y el seguimiento y presencia en las actividades.

"Hay muchos niños que quieren estar en la banda de música pero no tienen el apoyo de sus papás, que es básico, y por eso no pueden incorporarse", ventiló Ávila Guerrero.

Los directivos de la escuela indicaron que también la participación en un grupo musical, ayuda a los adolescentes y jóvenes a socializar, lo que les servirá en el futuro.

De hecho, de los estudiantes que pertenecieron a este grupo musical escolar, bastantes ahora, participan en conjuntos de la frontera de Sonora, donde se desenvuelven dentro de una alternativa laboral.

La investigadora del Colegio de Sonora, Leticia Varela, dijo: "La música son sonidos mágicos, no se pueden ver, ni tocar, pero tienen fuerte influencia en las emociones del ser humano. La música se integra a diferentes ciencias como la medicina”.

También la investigadora, Yolanda Carrillo, comentó que la música recoge la belleza de cada momento histórico, además de reflejar la idiosincrasia y el carácter de cada pueblo, por eso la educación musical no solo es conveniente, sino necesaria.

En la institución existe una propuesta de cátedra mediante la creación de obras para ser interpretadas, bajo la técnica de Augusto Novaro, la cual se distingue por sonidos de la naturaleza y micrófonos.

Por eso, catedráticos de dicha institución académica, desde hace años, retomaron la obra musical de Emiliana de Zubeldía y de Augusto Novaro para difundirla entre la sociedad sonorense y las nuevas generaciones.

NTX/JJR/RLM/GVG/AJV/MUSICO16