tohomad tribu washington trumpCIUDAD DE MÉXICO.- A lo largo de 120 kilómetros, una franja del desierto de Sonora en Arizona, se extiende a lo largo de la frontera con México.

Es la nación Tohono O'odham, una reserva indígena estadounidense que durante miles de años se extendió hacia el sur y ocupa parte del estado sonorense, reportó The Washington Post.

Agentes de la Patrulla Fronteriza y una verja de metal dificultan al día de hoy el paso de la tribu a tierras mexicanas, donde residen sus familiares y se localizan varios sirios sagrados.

Pero la construcción de un muro fronterizo, promesa de campaña del Presidente electo Donald Trump, supondría la división definitiva para los Tohono O'odham.

"El muro será construido sobre mi cadáver", aseveró Verlon José, vicepresidente de la reserva, en entrevista con la cadena local de radio KJZZ.

Un hueco

Sin el apoyo de la tribu, Trump se vería forzado a aceptar un hueco de 120 kilómetros en su ansiada edificación fronteriza.

Según The Washington Post, la ley federal requiere que las reservas sean consultadas antes de hacer cualquier cambio en su territorio.

"Siempre hemos estado aquí, antes de que las líneas se trazaras, de que las fronteras fueran creadas. Somos las raíces de América", indicó Amy Juan, miembro de la tribu, a KJZZ.

EXP/RED/FR/NOV/2016