una guerrera sobrevivienteHERMOSILLO, SON.- “El cáncer en una mama lo traía en fase quinto viral, es lo último. A mí me habían dicho que ya no tenía remedio, que me quedaban tres semanas de vida y bendito sea Dios, lo he vencido y aquí estoy”, platica Ofelia Medrano Ramos.

Dice que Dios le dio fortaleza y puso palabras en su boca cuando los médicos le informaron que le quedaban pocos días de vida: “No me voy a morir, voy a luchar por mi vida hasta el fi nal, ustedes hagan lo que tengan que hacer y lo demás déjenselo a Dios”. “Aquí estoy ahora, vivita y para mucho rato”.

Platicó que aun cuando sigue luchando para sobrevivir, ahora disfruta cada día de su vida sin importar el mañana.

La sobreviviente de cáncer de mama recuerda que hace 10 años los médicos que la atendieron le dieron ese diagnóstico y en lugar de derrumbarse, decidió luchar por su vida.

Luego de su primera operación en la que perdió el seno izquierdo, a los siete años la enfermedad regresó a la mama derecha y apenas el pasado 24 de julio terminó su tratamiento consistente en 28 radiaciones.

“Una mujer no vale por sus pechos, sino por la fortaleza y valentía que tenemos para seguir adelante ante cualquier adversidad”, frase fuerte y profunda la de Ofelia.

Una guerrera
A sus 51 años se considera una guerrera y luchadora por amor a la vida para compartirla con su esposo y sus tres hijos, quienes en todo momento la han apoyado en este difícil transitar.

“Mi esposo es un aánel, es un amor y él se quedó sin lo poco o mucho que teníamos pero siempre estuvo a mi lado y lo sigue haciendo al igual que mis tres hijos”, expresó.

Esta optimista mujer es originaria de Caborca, posee una sonrisa a flor de piel y dice que en donde tiene oportunidad disfruta compartir su testimonio para animar a otras mujeres que como ella padecen esta enfermedad y creen que van a morir.

Muchas veces piensan que el cáncer no tiene remedio y sí la tiene y más si se detecta a tiempo.

“Mujeres, no tengan miedo, hay que luchar”. “Aquí sigo mujeres, échenle ganas porque la vida es muy bonita. Chéquense por favor. No tengan miedo de hacerlo porque la autoexploración y las mastografías son fundamentales para tener vida”, expresa Ofelia.

La caborquense agradeció a la Fundación George Papanicolaou el gran apoyo que le han otorgado durante los últimos 10 años, al considerar que forma parte de esta familia, “el albergue es mi casa en Hermosillo, aquí he pasado muchos días, noches que suman años”. Esta organización en Hermosillo la preside América Ariyoshi.

EXP/MIM/FRU/OCT/2017