NOGALES, SON.- Cerca de 120 ciudadanos de Haití podrían tener problemas de alimentación y atención en una semana pues el albergue 'San Juan Bosco', en Nogales, se encuentra rebasado en sus capacidades.

Los migrantes provenientes del país caribeño permanecen desde el martes en las instalaciones del albergue de migrantes y deportados enfrentan un momento de tensión e incertidumbre y según dijo Francisco Loureiro, fundador del albergue, la situación puede agravarse con el tiempo si no se recibe la ayuda.

“Pues casi no se ha recibido apoyo, sí vamos a necesitar apoyo, vamos a necesitar también personas voluntarias que nos ayuden, porque estos haitianos son muy especiales y tenemos que atenderlos aquí en el albergue mientras estén, mientras cruzan”, mencionó.

De acuerdo a lo dicho por Loureiro, no sólo es más tiempo de atención, también se trata de más trabajo en general, necesidades las 24 horas, falta de personal y alimentos.

EXP/RED/FR/OCT/2016