momentos terrorHERMOSILLO, SON.- Momentos de terror fueron los que vivieron José de Jesús Padilla y su familia, luego de que tres hombres armados ingresaran a robar a su vivienda, mismos que los tuvieron privados de la libertad por alrededor de cuatro horas y se apoderaron de un botín de aproximadamente un millón de pesos en dinero en efectivo y joyas.

El hombre, de 67 años de edad, aseguró que fueron las peores cuatro horas de su vida en las que pensó que él y su familia perderían la vida.

“Es algo que no se le desea ni al peor enemigo, es algo horroroso estar pensando que te van a matar junto con tu familia”.

Explicó que todo inició alrededor de las 23:30 horas del pasado sábado en su casa localizada en la esquina de las calles Natación y Pentatlón, del fraccionamiento Racquet Club, cuando despertó para ir al baño, pero algo curioso ocurrió: la puerta del sanitario estaba cerrada.

“No le tomé mucha importancia y bajé al baño de la planta baja, después regresé y me recosté, en ese momento empezó el horror”, dijo.

Indicó que uno de los sujetos lo despertó colocándole una almohada en la cara, al mismo tiempo que le indicaba que no gritara.

Aseveró que los delincuentes le aseguraron que se trataba de un operativo policiaco realizado por órdenes del “comandante”, para luego indicar que eran de la “familia”.

Los amarran de pies y manos
Seguidamente los sujetos, quienes al parecer ingresaron por la ventana del baño, le solicitaron que entregara todo el dinero que hubiera en la casa, así como los objetos de valor como joyas.

Al tener a José de Jesús y a su esposa amarrados de pies y manos, los delincuentes fueron a una de las habitaciones por dos de sus hijos y los reunieron en la recámara principal, a quienes también amarraron.

Ya reunidos, los asaltantes, quienes tenían acento de voz sureño, les pidieron que entregaran todo el dinero o los matarían.

“Les entregamos todo, les dijimos que era todo lo que teníamos en la casa, era dinero producto de las ventas de mi negocio, pero ellos querían más, nos daban cachetadas cuando decíamos que no había nada más, nos apuntaban con el arma y nos decían que cooperáramos o nos iban a matar”.

El perjudicado indicó que mientras revisaban cada rincón de su propiedad, al lugar llegó uno de sus hijos a quien rápidamente sometieron y lo llevaron al cuarto en el que se encontraba toda la familia.

Tras apoderarse de 500 mil pesos en efectivo y joyas con valor aproximado a los 500 mil pesos, los asaltantes se retiraron alrededor de las 3:30 horas del pasado domingo.

“Luego de casi cuatro horas, de algunos golpes, los hombres hicieron una llamada diciendo ‘comandante, arrime el carro’, salieron y se fueron sin saber en qué vehículo huyeron”.

La mañana de ayer personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado acudió a la casa de José de Jesús para que ampliara su declaración y le mostraron algunas fotografías de delincuentes, pero no logró reconocer a ninguno.

EXP/JV/FRU/MAY/2018