trump chinaCIUDAD DE MÉXICO.- China prometió no disparar primero, pero para salvaguardar los intereses del país y del pueblo chino, ha estado obligada a contraatacar a los aranceles de Estados Unidos (EU).

La temida guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo ya es una realidad. Después de que la administración de Donald Trump hiciera efectivas sus amenazas para tasar con impuestos de 25% en un primer momento y de 10% posteriormente, a una larga lista de importaciones industriales chinas.

La verdad es que el gobierno Trump está haciendo historia. Sus castigos arancelarios y las represalias que han provocado de diversos países afectan ya a productos por valor de 200 mil millones de dólares.

No solo incluyen impuestos para las importaciones chinas, desde maquinaria agrícola a piezas de aviones, sino también el acero y el aluminio de buena parte del mundo o las lavadoras y los paneles solares fabricados en varios países.

El Universal / RDLMB 23/07/18