CIUDAD DEL VATICANO.- Turistas y curiosos que constantemente visitan las inmediaciones del Vaticano quedaron sorprendidos esta semana ante la aparición de un grafiti que mostraba al Papa Francisco ganando “el partido de la paz”.

Ubicado en una de las esquinas de la calle Borgo Pío, el dibujo mostraba a Francisco subido en una escalera y que con un pincel da el toque final a su victoria en un imaginario juego de “gato”, donde los círculos rojos en realidad son signos de la paz.

Detrás de él la imagen, de tamaño natural, se completaba con un guardia suizo pontificio en actitud de asomarse más allá de la esquina, como si estuviera cuidando a Jorge Bergoglio en su “travesura”.

El grafiti, que fue realizado con una técnica de papel pegado sobre la pared y no afectó al edificio, fue inmediatamente retirado por dos empleados de los servicios de limpieza del municipio de Roma, ante la desilusión de los transeúntes.

Algunos turistas incluso se preguntaban cómo era posible borrar un dibujo tan ingenioso y dejar numerosas pintadas sin sentido e incluso hasta ofensivas en las paredes aledañas del mismo barrio.

El autor de la obra es el artista callejero Mauro Pallota, quien saltó a la fama en enero de 2014 por otro grafiti ubicado en el mismo Borgo Pío y que representaba al líder católico como un súper héroe de las caricaturas.

Ese diseño, muy bien logrado, captó la atención de la prensa internacional e incluso duró un par de días en el muro antes de ser retirado.

“Para mí este Papa es un superhéroe, como los superhéroes de la Marvel que son metáforas de la mitología griega. En este caso hablamos de mitología moderna. Francisco es un superhéroe que tiene poder y lo usa para el bien del pueblo. Por eso es muy pop”, explicó Pallotta

Reveló que la idea de pintar al Papa como Súperman o Batman le vino mientras estaba leyendo unos comics y miraba la televisión. Al ver a Francisco en la pantalla sintió una “conexión inmediata”.

Entonces se puso a trabajar en un retrato del pontífice como un superhéroe, hizo un boceto pequeño y después realizó el mismo en grande, lo recortó y lo fue a pegar donde se encuentra ahora.

 “Yo lo hice por estima al Papa y jamás para insultarlo. Un superhéroe para mí es siempre positivo, no logro ver la fase negativa en una cosa de este tipo. Nunca vas a dejar contentos a todos. Por mi parte estoy contentísimo de haberlo hecho, quizás con una atención un poco exagerada”, añadió.

 

 

 NTX/I/ABA/SBE/GRAF16/