TrumpReinoUnido

LONDRES, ING.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonará este domingo Reino Unido después de haber pasado una segunda noche en Escocia, rumbo a Finlandia, donde se reunirá con su colega de Rusia, Vladimir Putin.

Se espera que el presidente Trump viaje desde el aeropuerto internacional de Prestwick, situado al Norte de la localidad de Prestwick, en South Ayrshire, y cerca de Glasgow, a Finlandia, reportó el canal de noticias de la BBC News.

Trump, quien se hospedó en el resort Turnberry en la costa de Ayrshire durante la etapa privada de su visita al Reino Unido, jugará una ronda final de golf antes de partir a Helsinlki, sede del primer encuentro oficial entre ambos líderes.

Aunque los manifestantes se reunieron alrededor del perímetro del campo mientras jugaba el sábado por la tarde, en medio de una estricta seguridad, Trump saludó con la mano mientras lo interrumpían desde una colina que dominaba el campo de Ailsa.

Mientras tanto, Scotland Yard confirmó que estaban investigando cómo un parapente que criticaba a Trump pudo sobrevolar Turnberry, rompiendo una zona de exclusión aérea.

En Edimburgo, miles de personas marcharon por la ciudad en una manifestación contra la polémica visita del presidente al Reino Unido.

Agitaban pancartas mientras se congregaban en Meadows, en la capital, donde se inflaron dos globos gigantes con la figura de Trump.

En un tuit del sábado, Trump dijo que estaba en Turnberry “durante dos días de reuniones, llamadas y, con suerte, un poco de golf”.

“El clima es hermoso y este lugar es increíble”, agregó.
“Mañana iré a Helsinki para una reunión el lunes con Vladimir Putin”.

Y Trump usó su cuenta oficial de Twitter para criticar a la administración de su predecesor, Barack Obama, por presunta piratería informática rusa para ayudarlo a ganar las elecciones presidenciales de 2016.

“¿Por qué no hicieron algo al respecto?” él tuiteó, y agregó que Obama había sido informado al respecto antes de la votación.

Miles de personas se unieron a la marcha desde el Parlamento escocés en Edimburgo.

La policía calculó que unas nueve mil personas participaron en la marcha a través de Edimburgo, y dijeron que "pasó sin incidentes".

Se reunieron en el Parlamento escocés, antes de caminar hacia el área de prados de la ciudad para un "carnaval de resistencia".

En Turnberry, los manifestantes subieron una colina cerca del campo de golf para asegurarse de que el presidente pudiera ver sus carteles y pancartas.

Mientras se dirigía al campo de golf con su hijo, Eric, lo tildaron de "racista" y gritaron:

“No Trump, no KKK, no racista USA”.

NTX/I/JCM/EV