nota02032016134nsWASHINGTON, EU.-  El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dijo hoy complacido por la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que impuso nuevas y severas sanciones a Corea del Norte, tras su ensayo nuclear y balístico de este año.


Yo he dicho de manera consistente que la DPRK (República Popular Democrática de Corea) enfrentaría consecuencias por sus acciones, y doy la bienvenida a esta resolución, como una firme, unida y apropiada respuesta por la comunidad internacional”, dijo.

 

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó por unanimidad una serie de sanciones, las más duras en dos décadas, contra Corea del Norte, que buscan evitar que Pyongyang obtenga fondos, importe tecnología o adquiera los conocimientos necesarios para seguir con sus programas balístico y nuclear.

La resolución incluyó la obligación de los Estados vecinos para revisar toda las cargas tanto por aire, tierra y mar que entren a Corea del Norte, prohíbe la trasferencia de combustible para aviones y veta por completo la operación de instituciones financieras norcoreanas en el exterior.

Aprobado

El documento, propuesto por Estados Unidos, fue aprobado a consecuencia de la prueba nuclear realizada por el régimen de Pyonyang el pasado 6 de enero, así como el ensayo balístico del 7 de febrero.

Obama reconoció que el objetivo de las nuevas sanciones es “detener los esfuerzos del régimen norcoreano para avanzar su programa de armas de destrucción masiva”.

Este día la comunidad internacional, hablando con una sola voz, ha enviado a Pyongyang un mensaje simple: Corea del Norte debe abandonar estos peligrosos programas y escoger una mejor senda para su gente”, apuntó el mandatario en una declaración escrita difundida por la Casa Blanca.

El texto, aprobado con el respaldo de China, el mayor aliado internacional de Corea del Norte, pareció ser un indicio de que la paciencia de la comunidad internacional para lidiar con el régimen liderado por Kim Jong-un se está agotando.

NTX/I/RBV/SRA/