TOKIO, JAP.- La planta nuclear de Takahama, en la occidental prefectura japonesa de Fukui, suspendió sus operaciones tras la detección de una fuga de agua radiactiva en uno de sus reactores, sin que ello signifique riesgo alguno.

La compañía Kansai Electric Power (KEPCO) confirmó este domingo que el reactor número 4 en su planta de Takahama, a unos 400 kilómetros al oeste de Tokio, ha sido desactivado para investigar las causas de la fuga radiactiva, que la víspera fue descubierta por su personal.

En un comunicado, KEPCO explicó que se produjo una fuga de 34 litros de agua de refrigeración que contenía sustancias radiactivas, por lo que se decidió desactivar las operaciones del reactor nuclear, según un reporte de la edición electrónica del diario The Japan Times.

Los pasos de la reanudación (...) se suspendieron porque estamos investigando las causas del incidente”, declaró un portavoz de la compañía, y aseguró que “no existe ningún peligro” para el entorno de la central.

El agua con sustancias radiactivas se encontró goteando en dos válvulas en un filtro de agua de refrigeración en el edificio auxiliar, y la radiactividad de charco de ocho litros resultante fue de 14 mil bequerelios (Bq), la unidad para medir la actividad de la radioactividad.

KEPCO había planeado probar este domingo el reactor número 4 y tuberías que llevan el agua refrigerante mediante el aumento de las presiones y temperaturas de cerca de niveles de funcionamiento normal, pero el trabajo fue retrasado hasta mañana lunes.

De acuerdo con el reporte del diario, un retraso en la determinación de la causa de la fuga y la forma de reparación podría afectar el calendario de su reactivación, por lo que no hay fecha definida para que esto se concrete.

La reanudación de los procedimientos han sido suspendidos a la luz de los hechos porque todavía estamos investigando la causa", destacó un portavoz de la empresa japonesa.

El reactor número 4 tiene una antigüedad de 30 años y estuvo inactivo durante más de cuatro años y medio, desde julio de 2011, cuando fue sometidos a un chequeo programado, ante la catástrofe nuclear registrada en la planta de Fukushima, tras el terremoto y tsunami de ese año.

KEPCO aseguró que los cuatro reactores de Takahama cumplieron fielmente con todos los requisitos de seguridad, las más estrictas establecidas después de la fuga en Fukushima, la peor catástrofe nuclear de los últimos años, tras el accidente de Chernóbil en 1986.

El 11 de marzo de 2011, un terremoto de 9.0 grados y posterior tsunami que sacudieron la prefectura de Fukushima anegaron cuatro de los seis reactores de la central de Fukushima y dejaron fuera de servicio el sistema de congelación, lo que derivó en una serie de explosiones.

NTX/I/CRM/MMMM/