muro eu mexico 13112016r03

CIUDAD DE MÉXICO.- De los 3 tres mil 200 kilómetros de frontera que comparten México y Estados Unidos, mil 200 se encuentran ya delimitados por muros, bardas de contención, rejas, tubos de acero y alambre de púas desde San Diego, California, hasta El Paso, Texas. El resto, con pequeñas excepciones, tiene al río como barrera natural.

La frontera atraviesa montañas, ríos y desierto; algunas regiones son inhóspitas y sus condiciones orográficas la hacen peligrosa y mortal. En Arizona las temperaturas van desde menos 10 grados centígrados hasta 50 grados en tiempos de calor.

Para el académico Michael Dear, profesor de la Universidad de California, Berkeley, y autor de “Por qué los muros no funcionan”, el muro o valla entre ambos países ya existe, y la parte que no está fortificada corresponde a terrenos demasiado empinados para construir; el resto de la franja colindante es fluvial, en alrededor de 60%.

En síntesis, se ha alcanzado el límite de la fortificación fronteriza posible, la parte restante representa serias dificultades y mayores costos.

En 2006, el Senado avaló el plan antimigrante del presidente George W. Bush. La Ley de Valla de Seguridad aprobó la construcción de mil 100 kilómetros de muros y barreras a lo largo de la frontera. Fueron aprobados 2 mil 200 millones de dólares de los años fiscales 2007 y 2008. A la fecha, no existen en grandes extensiones, como en Tecate o Brownsville, donde sólo hay una malla ciclónica de 37 kilómetros y costó 347 millones de dólares.

El Universal / MM. 13/11/16