TPPacuerdo traspacífico 11112016R13

CIUDAD DE MÉXICO.- A tres días de la elección de Donald Trump como futuro Presidente de Estados Unidos, líderes republicanos del Congreso dejaron claro que no seguirán adelante con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), el cual pretendía impulsar el libre comercio entre 12 naciones.

El fracaso en la aprobación del que estaba destinado a ser el acuerdo comercial más extenso en la última década, supone una derrota para la Administración Obama, y permite vislumbrar el camino que seguirá el futuro Gobierno en el ámbito comercial.

Hace un año, este acuerdo gozaba de gran popularidad entre los republicanos, pero conforme se acercó el periodo electoral y los votantes evidenciaron su reticencia a este tipo de políticas, apoyando la propuestas proteccionistas del magnate Donald Trump, los miembros de su partido se distanciaron del proyecto.

Esta semana, ambos líderes de las mayorías en el Senado, Mitch McConnell, y la Cámara de Representantes, Kevin Brady, declararon que no someterán el acuerdo a votación, por el momento. Brady añadió que el avance debería de detenerse hasta que Trump ocupe el Despacho Oval, según informó The Wall Street Journal.

"En relación con el TPP, el líder McConnell ha hablado, y es algo que él va a trabajar con el Presidente electo para decidir en qué dirección irán en cuanto a los acuerdos comerciales", declaró Wally Adeyemo, consejero en asuntos económicos de la Casa Blanca.

Funcionarios estadounidenses han advertido que si no se aprueba el TPP, el cual no incluye a China, se estará permitiendo que el gigante asiático tome la delantera en el comercio regional, con otro acuerdo, la Asociación Económica Integral Regional. Este tratado reducirá las tarifas entre países del Pacífico, pero no incluye a EU.

Además, señalaron que ese acuerdo regional tendría una influencia menor que el TPP, y no tendría las garantías en cuanto a propiedad intelectual, medio ambiente y empleo que tiene el Acuerdo Transpacífico.

El resultado electoral de Estados Unidos también afectará, previsiblemente, al comercio europeo. Funcionarios locales ya advirtieron que la elección de Trump como Presidente dificultará la puesta en marcha de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés).

Durante la campaña de Trump, el magnate responsabilizó a estos acuerdos comerciales de favorecer desproporcionadamente a los ricos y provocar que la clase trabajadora pierda sus empleos. Según dijo, el TPP estaba movido por intereses especiales que tratan de "violar" al país.

La marcha atrás en los acuerdos con Asia y la Unión Europea evidencian una tendencia que podría trasladarse al TLCAN, acuerdo que el magnate aseguró, en repetidas ocasiones durante su campaña, que renegociará o retirará a su país de este.

EXP/REF/RG/NOV/2016