Donald Trump.CIUDAD DE MÉXICO.- De ganar Donald Trump la Presidencia de Estados Unidos, California sería la entidad más afectada de ese país si aplica sus políticas comerciales restrictivas, según el Instituto Peterson de Economía Internacional (PIIE, por sus siglas en inglés).

En un escenario donde EU coloca aranceles de 35 y 45 por ciento a México y China, respectivamente, y ambos países le responden con una tarifa similar, California perdería 640 mil empleos para 2019, según el instituto.
Sólo en las zonas de Los Ángeles y Orange County, se perderían 176 mil y 60 mil empleos, en casa caso; en estas dos áreas hay una gran comunidad de latinos.

"Los asuntos comerciales raramente han sido prioritarios en la agenda política estadounidense. Por décadas existe un consenso a favor de un sistema de apertura liderado por Estados Unidos.
"Pero la elección de 2016 ha marcado un cambio respecto a este patrón, ya que ambos candidatos se oponen al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), la mayor iniciativa comercial a consideración", dice el documento "La guerra comercial de Trump costaría 640 mil empleos californianos".

En el caso de Trump, candidato republicano, la situación se complica debido a la postura tan agresiva que ha adoptado.

Aunque el instituto descarta algunas de las propuestas, como que se puedan poner aranceles específicos sobre ciertas compañías y el retiro de la Organización Mundial del Comercio, dice que hay otros varios que sí podrían cumplirse.

"La dura realidad es que varios expertos legales consideran que hay una variedad de estatutos, bajo los cuales el Presidente podría ejercer autoridad para detener el comercio. Aun cuando el Congreso o cortes detengan las propuestas, el proceso consumiría mucho tiempo, dándole suficiente oportunidad para causar estragos", dice el documento firmado por Marcus Noland.

Guerra comercial

En un segundo documento, llamado "La guerra comercial causaría estragos en Ohio", explica que para este estado, ubicado al noreste del país y que hace frontera con Canadá, la pérdida sería de 190 mil empleos.

Esto, porque en ese estado se fabrican aviones para exportación y cerrar la apertura comercial causaría un gran impacto sobre esta industria.

"Las industrias de bienes de capital serían las que más fuertemente serían golpeadas. El choque comercial luego se propagaría al resto de la economía, destruyendo trabajos en sectores de comercio, restaurantes y agencias de empleo temporal.

"Millones de trabajos que no parece que están conectados al comercio internacional, donde la mayor parte de ellos son de baja calificación y con bajo salario, estarían en riesgo", precisa.

EXP/RED/FR/OCT/2016