nota30102016f23CIUDAD DE MÉXICO.- La ventaja de Hillary Clinton frente a Donald Trump sufrió un duro golpe, a sólo ocho días de la elección.

El primer sondeo levantado después de que el FBI anunciara el viernes que está revisando de nuevo los correos de Clinton muestra que la demócrata pasó de estar 12 puntos arriba la semana pasada a apenas 1 por ciento: ahora tiene una intención de voto de 46 por ciento frente a 45 para Trump.

El desplome en la encuesta de The Washington Post/ABC News, que toma en cuenta a los candidatos de partidos menores Gary Johnson y Jill Stein -que podrían arrebatarle pocos, pero claves, votos a Clinton-, responde en parte a que menos votantes independientes dicen respaldar a la ex Secretaria de Estado.

La demócrata era favorecida por este grupo con una ventaja de 8 por ciento la semana pasada, y ahora Trump está 19 puntos arriba.

Muestra un potencial para que haya menor motivación de partidarios de Clinton (de acudir a las urnas), o que aumente la de simpatizantes de Trump", indica el reporte de ABC News sobre la nueva encuesta.

La erosión del apoyo a Clinton también se dio en estados clave para la elección del 8 de noviembre, la cual se decide según votos electorales de cada entidad en vez del voto popular.

En Florida, por ejemplo, un sondeo de NBC News/Wall Street Journal muestra a Clinton y Trump empatados, mientras que otro de The New York Times le da 2 puntos de ventaja a Trump.

"Ahora vamos a la cabeza en muchas encuestas", celebró ayer en Twitter el candidato republicano, quien lleva semanas sugiriendo que los sondeos están amañados y que probablemente habrá fraude.

Clinton, por su parte, se mostró ayer despreocupada.


"No nos distraeremos, sin importar lo que nuestros oponentes lancen en nuestro camino. No nos sacaran del trayecto", apuntó la demócrata durante un mitin con la comunidad LGBT en Florida.

Campañas

Las campañas de Clinton y Trump han tenido dificultad para responder al anuncio hecho el viernes por el FBI debido a que el director, James Comey, dio muy poca información respecto a por qué se revisarán de nuevo los correos electrónicos vinculados a Clinton.

Se desconoce si los e-mails fueron enviados directamente por ella, si ya han sido investigados como parte de la pesquisa cerrada en julio sobre si se vulneró información clasificada o incluso cuántos correos necesitan ser analizados.

Hasta ahora, sólo ha salido a la luz que los mails se encontraban en la computadora de Anthony Weiner, esposo de la principal asesora de Clinton, Huma Abedin. El FBI ayer emitió una orden para comenzar a buscar información relevante entre los e-mails, proceso que según varios agentes podría tomar más tiempo del que queda antes de la elección.

"Es necesario que (Comey) libere toda la información cuanto antes, para que los votantes puedan juzgar por sí solos", sentenció ayer el jefe de la campaña de Clinton, Roby Mook.

No obstante el revés en varios sondeos para Clinton, el efecto podría no ser tan grave para la demócrata, pues se mantiene a la delantera en el voto anticipado en estados clave como Colorado y Nevada.

Casi un cuarto del electorado estadounidense ya sufragó de manera temprana.

EXP/RED/FR/OCT/2016