Nota28102016EJ23NACIONES UNIDAS.- El pleno de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) eligió a 14 nuevos miembros para el Consejo de Derechos Humanos, el máximo órgano encargado de promover y velar por la protección de las garantías individuales en el mundo.

La elección de los 14 nuevos miembros para el Consejo de Derechos Humanos, con sede en la ciudad suiza de Ginebra y compuesto por un total de 47 países, no estuvo exenta de polémica, ya que organismos civiles señalaron la ironía de elegir a naciones que violan de manera sistemática estas garantías.

De parte del grupo de Estados africanos, la Asamblea General de la ONU eligió a cuatro nuevos miembros: Egipto, Ruanda, Sudáfrica y Túnez, que no enfrentaron ninguna competencia regional.

Del grupo de países de Asia-Pacífico fueron elegidos China, Irak, Japón y Arabia Saudita, igualmente sin competencia. Del grupo de países de Occidente y otras regiones se eligió, sin competencia, a Estados Unidos y Reino Unido.

El grupo de países de Europa del Este eligió a dos naciones: Hungría y Croacia; mientras que fue eliminada Rusia, cuya candidatura había sido duramente cuestionada por organismos de derechos humanos.

Por parte de los países de América Latina y el Caribe fueron elegidos: Cuba y Brasil, y fue eliminado Guatemala. México termina este año su participación de un solo periodo en el Consejo de Derechos Humanos.

Los nuevos miembros servirán por un periodo de tres años, con posibilidad a una sola reelección consecutiva, a partir del próximo 1 de enero.

Creado hace una década, el Consejo tiene como mandato aprobar Grupos de trabajo, expertos independientes y relatores de derechos humanos, además de realizar una evaluación periódica universal sobre derechos humanos de cada uno de los Estados miembros de la ONU.

El Consejo fue concebido para ser conformado por Estados que mantuvieron ‘los más altos estándares en la promoción y protección de derechos humanos’ en el mundo, pero la elección de Estados que los violan de manera manifiesta resulta una contradicción, según grupos civiles.

De acuerdo con la Fundación para los Derechos Humanos (FDH), al obtener un sitio en este Consejo, regímenes autoritarios utilizan este foro para vetar esfuerzos para exhibir violaciones claras a las garantías individuales en el mundo y en sus propios países.

Estos regímenes pueden en la práctica, de acuerdo con la FDH, controlar la agenda del Consejo, bloquear resoluciones contra dictaduras amigas y sofocar las voces de víctimas de violaciones de derechos humanos.

Para la FDH no deberían conformar parte del Consejo: China, Cuba, Egipto, Irak, Ruanda y Arabia Saudita. Para este organismo, solo las democracias de Japón, Hungría, Croacia, Reino Unido y Estados Unidos califican como nuevos miembros de esta entidad.

Por su parte, el organismo Human Rights Watch (HRW) condenó en especial la elección de Arabia Saudita por liderar la coalición militar en Yemen, que ha causado la muerte de cientos de personas, incluidos menores de edad.

HRW también manifestó reservas sobre Egipto, Ruanda, Sudáfrica, Túnez, China e Irak, aunque también expresó que Reino Unido violaba derechos humanos con sus leyes demasiado amplias sobre vigilancia a sus propios ciudadanos.

Sobre Estados Unidos, HRW llamó a este país a resolver los casos de torturas a sospechosos mantenidos en la prisión militar de Guantánamo, a menudo detenidos durante años y sin que fueran sometidos a juicio.

Louis Charbonneau, director de HRW para la ONU, expresó que el Consejo debería elevar los estándares para elegir miembros, y reprochó que varias regiones presentaran miembros sin competencia.

“La capacidad del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para exponer de manera exitosa a los violadores de estos derechos y de llamarlos a rendir cuenta está bajo amenaza, porque un número de países lo usan para bloquear intentos de exhibir sus propios crímenes y abusos”, dijo Charbonneau.

NTX/I/MZG/SRA/