CIUDAD DE MÉXICO.- Suspender los derechos partidistas del Gobernador Javier Duarte es un "teatro" del PRI para aparentar que está atacando la corrupción, acusó el senador Armando Ríos Piter.

Integrante de la Comisión Anticorrupción del Senado de la República, el perredista citó el caso del ex Mandatario tamaulipeco Tomás Yarrington, a quien el tricolor le suspendió sus derechos partidistas desde 2012 pero no ha sido expulsado ni mucho menos llevado a juicio por acusaciones de lavado de dinero y narcotráfico.


"El PRI lo que está haciendo es un teatro, y lo que decidió ya desde hace mucho tiempo es, entre todos los pillos que tiene por exGobernadores, solamente atacar a Javier Duarte", dijo en entrevista telefónica.


Sesionarán

El lunes, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI sesionará para evaluar si suspende los derechos del Mandatario veracruzano como militante del partido.


"El PRI lo que hace es un teatro, va a querer decirle a la opinión pública que con estos hechos frente a Veracruz está combatiendo la corrupción, cuando no es cierto", se quejó Ríos Piter.


Y agregó que, para muestra, el tricolor no se ha pronunciado con la misma magnitud en otros escándalos recientes de presunta corrupción, que han salpicado a los Gobernadores de Quintana Roo, Roberto Borge, y de Chihuahua, César Duarte, así como al ex Mandatario de Nuevo León, Rodrigo Medina.


"Qué bueno que se agarren a Duarte, pero hay otros personajes, en Quintana Roo, en Nuevo León, que debieran de ser igualmente enjuiciados por hechos de corrupción", planteó.

"No podemos quedarnos con el consuelo de que alguien que cayó de la venia del Presidente (Enrique Peña Nieto) sea el único chivo expiatorio de esto".


Es una simulación

Cuestionado sobre si él también considera inminente la renuncia de Duarte por las acusaciones que pesan en su contra, como previó Fernando Herrera, coordinador de los senadores del PAN, Ríos Piter dijo que la supuesta lucha del PRI contra la corrupción se terminará el lunes.

"Creo que van a acabar poniendo toda la carne al asador en el caso de Duarte y con eso van a querer distraer a la opinión pública de otras investigaciones que son igualmente importantes.
"El riesgo que se corre, y que hay que evitar, es que se pretenda que con el solo hecho de darle seguimiento de procuración de justicia a Duarte es suficiente para decir que se está combatiendo la corrupción", zanjó.

EXP/RED/DAW/SEP/2016