HERMOSILLO, SON.- De acuerdo con Vigilia Sonora, el arroyo siempre trae reactivos utilizados para el lixiviado de los minerales: sulfato de cobre, cianuro, arsénico y demás metales pesados. El arroyo conduce los metales pesados a los jales los cuales están peligrosamente rebosantes con riesgo a que se derramen de nuevo al Río Sonora. Fuerzas federales cuidan la entrada a la mina y evitan que se acerquen personas ajenas a la empresa de Grupo México.