POLISSAN PEDRO CHOLULA, PUE.- Los policías municipales que detuvieron a Porfirio Bueyes, ligado con la Banda de "La Flor" que en 2008 asesinó al hijo del empresario Alejandro Martí, pusieron el honor antes que un soborno de 5 millones de pesos.

 

 

El pasado 11 de febrero, el hombre fue detenido por viajar a bordo de una unidad sospechosa y, al verse en aprietos ofreció dinero a los policías.

 

Sin embargo, el comisario local Francisco Camacho indicó que los intentos de soborno no surtieron efecto, pues el personal supo anteponer la lealtad y el compromiso con la ciudadanía.

 

Una vez que ya se tenían todos los antecedentes se sintió presionado, dijo que lo dejáramos ir y nos ofreció 5 millones de pesos. Nos dijo que los tenía en efectivo en la Ciudad de México.

 

Para nosotros es muy importante cumplir con nuestro deber porque los elementos juramos tener una lealtad para servir y proteger al ciudadano de bien", expresó.

 

Incluso, aseguró que esa suma de dinero no los disuadió de no poner a disposición del Ministerio Público a Bueyes, quien fue llevado al Reclusorio Sur de la Ciudad de México.

 

Nos sentimos orgullosos de la trayectoria de todos porque somos profesionales", destacó.

 

José Luis Tejada, supervisor operativo del segundo turno, recordó que la captura se realizó en la carretera federal a Huejotzingo, a la altura de San Diego Cuachayotla, en un filtro de seguridad.

 

Indicó que Bueyes, de 42 años, viajaba en una camioneta Ford Explorer con estrobos, polarizada y con placas del Estado de México, conducida por su esposa Dulce Meléndez, de 23 años.

 

Al marcar el alto para revisar la unidad, Bueyes bajó y se identificó como empleado de la PGR, con número 567153, con el cargo de Asesor Adjunto de Asuntos Especiales.

 

Sin embargo, al corroborar la información en Plataforma México y percatarse de que no coincidía, los policías decidieron llevar a Bueyes y Meléndez a la comisaria, donde más tarde la mujer fue dejada en libertad.

 

EXP/REF/SGC/ENE/2016