Guillermo Padrés Elías. (Agencia Reforma / EXPRESO)CIUDAD DE MÉXICO.- La Procuraduría General de la República (PGR) se prepara para cumplimentarle a Guillermo Padrés una orden de aprehensión por lavado y defraudación fiscal por un monto de alrededor de 8.8 millones de dólares.


Decenas de agentes de la Gendarmería Nacional, elementos de la Marina y fiscales de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo ingresaron a las 11:15 horas al juzgado federal donde se encuentra el sonorense, con el mandato de captura en su contra.

Él acudió por su cuenta
El grupo de funcionarios es encabezado por Javier Dovala Molina, director general de Control de Procesos Penales Federales de la PGR.

Esta mañana, Padrés ingresó por su propio pie al Juzgado Décimo Segundo de Distrito en Procesos Penales Federales, que preside Guillermo Urbina Tanús, para entregarse a las autoridades y enfrentar las acusaciones.

Se espera que una vez que la PGR le cumplimente la aprehensión, el exMandatario ingrese a una prisión, aunque no está claro si será internado en el Reclusorio Oriente, donde se encuentra adjunto el juzgado de la causa, o en un penal federal.

Después, Padrés deberá comparecer ante el juez Urbina, para la diligencia de declaración preparatoria, donde tiene el derecho a guardar silencio.

Podría salir libre provisionalmente
La defensa del acusado, que encabeza el exProcurador Antonio Lozano Gracia, mencionó esta mañana que pediría la duplicidad del término constitucional para que le definan la situación jurídica.

Lo anterior quiere decir que a más tardar el próximo miércoles, el juez resolverá si le dicta la formal prisión o la libertad por falta de elementos.

No es lejana la posibilidad de que Padrés pueda obtener en las próximas horas su libertad provisional. Si bien fue acusado por delitos graves bajo el anterior sistema penal, puede solicitar su libertad con las reglas de la Miscelánea penal aprobada en junio pasado, la cual ya no considera al lavado como un delito que merezca prisión preventiva.

Acusan fabricación de delitos
Ivette Dagnino, esposa de Guillermo Padrés, calificó de fabricación la acusación contra el exMandatario de Sonora.

La señora acudió a los Juzgados de Procesos Penales Federales ubicados en el Reclusorio Oriente para verificar la situación de su esposo, requerido en una orden de aprehensión por el Juzgado 12 por lavado de dinero.

Padrés fue notificado por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, apoyados por marinos. Sin embargo, ya adentro de las instalaciones de los juzgados, los elementos ministeriales procedieron a tomarlo de los brazos.

El hecho fue reclamado por el propio Padrés y su abogado Antonio Lozano, quienes entre jaloneos lograron que los agentes les quitaran las manos encima.

Vamos a dar la cara, dijo su esposa
No obstante, la acción se repitió en el acceso a los juzgados. La molestia de ministeriales y del panista fue evidente.

"Es una fabricación, se vino dando desde los tiempos de campaña, sabemos cómo se manejan (el Gobierno del Estado de Sonora), lo que les puedo decir es que mi esposo es muy valiente igual que mis hijos, igual que yo, y vamos a dar la cara no tenemos que esconder", asentó la esposa del exMandatario.
"Creo en los abogados, los amigos, la familia y creo México, que la autoridad haga su trabajo con apego a derecho".

EXP/REF/DAW/NOV/2016