cigarros08112016ej12CHETUMAL, QR.- Autoridades de México destruyeron en la aduana fronteriza entre México y Belice un total de 33 millones de cigarros que ingresaron al país de manera ilegal –presuntamente desde la zona libre de Corozal, Belice-, los cuales no cumplen con la normatividad sanitaria establecida por la Secretaría de Salud federal.

Este martes, por parte del Servicio de Administración Tributaria, presidió la destrucción de cigarros el encargado de la Administración General de Evaluación, Mario Enríquez Montes, acompañado por autoridades federales de salud, Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Comisión Nacional contra las Adicciones, del sector privado y de la industria tabacalera.

Enríquez Montes dijo que los cigarros asegurados provienen de Libia, Estados Unidos, Panamá, China, Vietnam y Alemania; son de distintas marcas comerciales y fueron decomisados por distintas irregularidades, por lo que pasaron a propiedad del fisco.

“Es el resultado de las acciones coordinadas entre las diferentes instituciones y organismos privados, así como de la Semar (Secretaría de Marina) y la Sedena (Secretaría de Defensa Nacional)”, destacó.

Afirmó que alrededor de 660 mil millones de cigarros en el mundo son ilegales, por contrabando, piratería o evasión de impuestos, lo que afecta la economía de los países y la salud de los consumidores, por lo que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) implementó -para mitigar este problema- el programa de control aduanero y de fiscalización por sectores industriales.

“La primera causa de muerte prevenible en el mundo es por el consumo de cigarro, por lo que siguen trabajando para evitar el ingreso de este producto que pone en riesgo la salud de los ciudadanos al no cumplir con las normas de salud”, explicó.

Dijo que también trabajan de manera conjunta con la industria tabacalera para combatir el contrabando y prácticas ilegales de comercio exterior.

“Como resultado de este trabajo, desde el 18 de enero de 2015 no pueden introducirse a ningún depósito fiscal y con ello, se evitó un esquema de operación que era utilizado por algunos importadores para evadir impuestos, regulaciones y restricciones arancelarias”, señaló.

Destacó que en lo que va del año, además de la destrucción de este martes, suman 223 trituraciones de más de 7.8 millones de cigarros, los cuales han sido asegurados en las aduanas de la ciudad de México, Cancún, Guadalajara y Subteniente López (frontera entre México y Belice).

Informó que los importadores de mercancías del sector tabacalero deben estar inscritos en el padrón sectorial y tramitar su despacho a través de las 14 aduanas autorizadas, lo que ha contribuido a fortalecer el control sobre las importaciones.

El Universal / GMA 08/11/16