estres06112016ej21MONTERREY, NL.- Los trastornos por insomnio y estrés aquejan al menos a un 30 por ciento de la población en México, lo cual impacta en el desempeño personal, las actividades productivas y estudiantiles, tanto de jóvenes como de adultos, señaló la especialista Jacqueline Cortés Morelos.

La vicepresidenta del Centro de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, indicó que cuando una persona tiene problemas para dormir, por conflictos externos, físicos o químicos, le generan alteraciones diversas.

Entre éstas, destacan la falta de atención e interés, errores de memoria, irritabilidad, ansiedad y estrés, lo cual perturba sus actividades diarias, comentó la médico cirujano egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en psiquiatría.

El sueño, subrayó, es vital en la vida humana, por lo que “si nosotros no dormimos las horas adecuadas que necesitamos, para recuperarnos, para poder restablecer nuestras funciones o con la calidad adecuada, está demostradísimo que vivimos menos años y que esto nos puede producir diferentes alteraciones”.

Ante esta serie de trastornos, farmacéuticas han desarrollado en tabletas la melatonina de liberación prolongada, la cual “eleva los niveles nocturnos para un sueño reparador y brinda apoyo a las personas estresadas que no pueden dormir bien”, indicó.

“La melatonina es una opción que no genera adición y en caso de no poder controlar el estrés y que el insomnio sea crónico, se debe acudir con un médico para una valoración integral del caso”, enfatizó.

Señaló que “el insomnio está clasificado dentro de los trastornos mentales y es un problema que puede afectar aproximadamente al 30 por ciento de la población, un poco más marcado en las mujeres que en los hombres y que puede presentarse en cualquier etapa de la vida”.

Las personas con insomnio van a presentar una situación muy característica en los trabajos, donde asisten a trabajar, están presentes, pero no están trabajando, porque se están quedando dormidos, por no haber dormido bien en la noche y entonces, eso lo llamamos presentismo, con detrimento en la productividad, dijo.

Son personas susceptibles a accidentes, a irritabilidad, a enojo, “a veces están como crudos, por no haber dormido adecuadamente, tienen como sed, como frío, malestar en términos generales y un deseo imperioso de irse a dormir”.

De presentarse por un lapso mayor a tres meses de forma consecutiva, es necesario acudir a tratamiento especializado “porque es como la punta del iceberg, que detrás de ello, trae mucho más problemas”, entre estos diabetes e hipertensión, manifestó Cortés Morelos.

Del total de personas con estos trastornos, sólo un 30 por ciento lo expone al médico, pero “sólo un cinco por ciento lo trata, la mayoría lo justifica por los diversos problemas que tiene”, comentó.

Para dormir adecuadamente, la especialista recomendó no comer demasiado durante la noche, mantener los horarios de sueño, hacer ejercicio, evitar alimentos chatarra durante el estrés.

Otra recomendación es el “realizar actividades que brinden 10 minutos de calma, ya sea salir a caminar, descansar, leer un libro, recibir un masaje, clases de yoga, pasear al perro, pasar tiempo con amigos o familia, porque todo eso ayuda a desestresarse”, concluyó.

NTX/PMR/HAR/AEG