ochoa-rezaCIUDAD DE MÉXICO.- Tras haber expulsado de sus filas al gobernador con licencia de Veracruz, Javier Duarte, el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, confirmó que su partido ahora va a analizar los casos de César Duarte, exgobernador de Chihuahua y Roberto Borge, exmandatario de Quintana Roo, pues “los corruptos deben de terminar en la cárcel”.

En entrevista en la sede nacional del tricolor, el líder partidista adelantó que se espera que la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI tenga una resolución antes de que concluya el año.

“La Comisión Nacional de Justicia Partidaria continuará analizando los casos que tiene por atracción desde los estados de la República, incluyendo los casos de Quintana Roo y de Chihuahua. Esperemos la resolución de la Comisión antes de que termine el año”, expresó.

Dijo que se tiene que actuar sin burocratismos, de manera inmediata y lo más pronto posible.

Recordó que acudió al Senado de la República en la primera semana como presidente nacional, precisamente para pedir que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atendiera de manera prioritaria los casos de las instituciones blindaje de los gobiernos de Chihuahua, Quintana Roo y Veracruz.

“Ahora de manera reciente la Comisión ha expulsado a Javier Duarte y exigimos a las autoridades federales que continúen las investigaciones correspondientes y que se cumplan las órdenes de aprehensión”, indicó.

El Universal / EMEG 27/10/16