HERMOSILLO, SON.- Las instalaciónes del estadio Héctor Espino lucen abandonadas, con exceso de basura, maleza y actualmente sólo sirven como refugio de indigentes, situación que para muchos hermosillenses es indignante.




No se me hace justo verlo así tan solo, ahí deberían meter equipos de la liga norte, rehabilitarse, que otras personas jueguen; yo vine a ver muchos juegos aquí, traía a mi esposa y mis hijos, es un tesoro para los beisboleros sonorenses", opinó  Damían Araujo Morales, quien es vecino de la colonia Pimientel.

 

E l lugar, consideran los fanáticos del beisbol o las personas que lo recuerdan en funcionamiento, no debe dejarse en el olvido, si no que debe ser un estadio más para las ligas pequeñas de Hermosillo.

 

Pero la necesidad de una remodelación no solo es el sentir de los fanáticos, si no de muchos de los comerciantes que rodean el lugar y que sufren de inseguridad a causa del abandono que hay en el área.

 

Tiene que remodelarse el estadio, da hasta tristeza verlo así, yo que soy fanático de los Naranjeros de 'hueso colorado' me duele, ahí vi mis mejores juegos y ahora lo veo todo machucado, ¿Cómo no va a haber dinero para arreglarlo", cuestionó Rigoberto, propietario del comercio de comida, ubicado a unos metros del estadio.

 

Ahorita es un nido de mariguanos, drogadictos, indigentes y delincuentes; agarran el estadio de pasadera o para vivir ahí y en la noche, están cazando a todos los comerciantes para salir a robar, cosa que no se me hace justo; si ya no se va a usar, ciérrenlo o vendánlo, pero no lo conviertan en un refugio de mal vivientes", opinó Alfonso Rubio, quien tiene una llantera frente al estadio.