Para exigir a Sictuhsa el pago por la explotación de sus concesiones, un grupo de concesionarios de la empresa se encadenaron a la 'pluma' de entrada del centro de pernocta.