angel historia critHERMOSILLO, SON.- “Cuando llegamos al CRIT mi hijo tenía dos años y medio y ni siquiera se paraba, no se sostenía parado y tomaba puro biberón pero ahora ya camina y come de todo”, platica su madre Cinthya Montes Bermúdez.

A sus ocho años de edad Ángel Giovanni Montes Bermúdez camina apoyado con su bastón porque padece una discapacidad visual desde su nacimiento.

Dice su mamá que su hijo nunca podrá ver, pues durante el embarazo no se le desarrolló el nervio óptico, además padece retraso psicomotor con un poco de daño neurológico, “pero hay la lleva, va muy bien gracias a Dios”.

“Para esto no hay tratamiento ni cirugía que pudiera servir, así tiene que vivir y lo importante es otorgarle una mejor calidad de vida y que pueda ser lo más independiente posible con sus padecimientos”, expresa su madre.

Desde su llegada al CRIT comenta que al poco tiempo Ángel Giovanni empezó a caminar y a desplazarse con el bastón.

Le fascina cantar
Ahora come de todo, le encanta el yogurt y los frijoles, le fascina escuchar y cantar música de banda, en especial los corridos del grupo Laberinto.

Además, en la escuela primaria en donde cursa el primer año es el consentido de los maestros y sus compañeros de trabajo, “las niñas y niños lo trasladan por toda la escuela, lo quieren y apoyan mucho”.

Dijo que el pequeño acude a una escuela primaria regular, “no aprende mucho pero le sirve para su adaptación social y que se despegue un poco de su familia, porque es muy importante que aprenda a desplazarse solo en diferentes lugares!.

Esta familia residente de Caborca se traslada a Hermosillo una semana cada mes para que el pequeño pueda recibir las terapias y tratamientos en el Centro de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teleton.

EXP/MIM/FRU/FEB/2018