embarazo11112016ej19HERMOSILLO, SON.- Los embarazos a temprana edad generan desequilibrios emocionales y exponen a las adolescentes a depresiones y conflictos de identidad, dijo el presidente de la Asociación Sonorense de Psicología Aplicada (ASPA), Sergio Óliver Burruel.

En Sonora, según datos de la Secretaría de Salud, el 10 por ciento de los embarazos se dan en niñas menores de 15 años, y el 20 por ciento en adolescentes de 15 a 19 años.

Añadió que el nacimiento de un hijo, implica a nivel emocional una perspectiva a futuro estable, en donde la asertividad del proyecto de vida dependerá de la madurez de los padres.

“En la mayoría de los casos de adolescentes, quedan rezagadas y enfrentan una presión importante de la familia, de la sociedad, de sus parejas. Más allá de la condición de madurez física, donde están en condiciones desfavorables, a nivel emocional los embarazos les exigen mucho de su vida”, expresó.

Frustración
El presidente de la ASPA, explicó que cuando las madres adultas que tuvieron embarazos en su adolescencia acuden a terapia, el grado de frustración que presentan es alto por no continuar proyectos de vida que se habían establecido, como el continuar estudiando, o viajar o disfrutar con sus amigas.

“Los conflictos realmente inician cuando nace el bebé, porque no están preparadas ni física, psicológica ni económicamente, lo que perjudica su funcionalidad y adaptación a la sociedad”, expuso.

EXP/AA/EJ/NOV/2016