nota30102016f28HERMOSILLO, SON.- El Instituto Sonorense de Auditoría y Fiscalización (ISAF) se ubica en el antepenúltimo lugar en nivel de autonomía, según el estudio al Sistema de Auditoría Nacional realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El informe publicado el 10 de octubre de 2016, indica que dos terceras partes de los institutos auditores en México no tienen autonomía, pues de 30 estados analizados por la OCDE, 22 alcanzan niveles de autonomía de 5 puntos de 10 y sólo 8 logran la puntuación máxima .

Sonora se ubica en el antepenúltimo lugar por arriba de Tabasco y Tamaulipas, mientras que Aguascalientes y Veracruz no registran puntaje en la medición.

El promedio de autonomía de los institutos de fiscalización en el país es de seis puntos, según la gráfica expuesta en la página 53 del estudio de la OCDE .

Sin rotación Además, el mismo documento de la OCDE establece que en México, 20 institutos de fiscalización tienen personal con más de seis años de antigüedad y poca rotación de personal.

El promedio de antigüedad del personal del ISAF es de 10 años y la rotación es del 0%, es decir, son los mismos desde hace una década .

Los expuestos en la tabla 2.5 de la página 73 son Sinaloa, con un promedio de permanencia del personal menor a 6 años y rotación superior al 30%.

En Aguascalientes la duración del personal es menor a dos años y su rotación es de -20% . El documento de la OCDE se basa en estudios de la Asociación Nacional de Organismos de Fiscalización Superior y Control Gubernamental A.C. y del Instituto Mexicano por la Competitividad.

Requiere nuevo enfoque

Miguel Ángel Gurría, presidente de la OCDE, explica en el prólogo del informe que para impulsar el Sistema Nacional de Fiscalización es necesario corregir la deficiencias en las entidades de fiscalización.

Al no limitarse a las entidades de fiscalización, un enfoque sistémico para la gobernanza con rendición de cuentas depende del compromiso de varios actores,entre ellos el Congreso.

Este informe también muestra el potencial para que el Congreso aproveche mejor los informes de auditoría de la ASF y perfeccione su propia capacidad técnica, reforzando así la cadena de rendición de cuentas.

EXP/J/FR/OCT/2016