Nota26102016EJ02
HERMOSILLO, SON
.- La contaminación del Río Sonora producto del derrame de la Mina Buenavista del Cobre fue una magnitud mediática que superó la realidad, indicó Miguel Ángel Rangel Medina, director de Investigación y Desarrollo de Acuíferos y Ambiente (Ideas).

El investigador independiente sostuvo que la neutralización del derrame fue efectiva a los pocos días, y señaló que los sedimentos del río no fueron contaminados.

“Magnitud mediática del evento, rebasó con muchos características de realidad. Esta es la verdad absoluta, con lo que tenemos, hay deficiencia en información porque no se obtuvo por métodos científicos”, comentó.

Recalcó que también hubo un impacto visual, donde se destacó la coloración del río en distintos puntos de la cuenca. Dijo que se redujo el avance del sulfato de cobre con dos millones de kilos de cal en polvo, y dos billones líquida.

 Por aguas negras

Rangel Medina detalló que gran parte de la contaminación del Río Sonora proviene por la descarga de aguas negras de las poblaciones ubicadas en la vera de la cuenca.

Citando artículos académicos, insistió en que el tratamiento de aguas negras en las poblaciones del Río Sonora no es efectiva y vierten constantes bacterias que reducen la calidad del agua que arrastra el río.

“Lo tienen por los desechos de aguas negras de todos los pueblos ribereños, como Rayón; en los casos del Río Sonora es por los pueblos desde Arizpe hasta las partes bajas”, afirmó.

Finalmente, especificó que las mediciones de los niveles de metales se hicieron con la Norma Oficial Mexicana 127, que aplica para agua potable, a pesar de que el líquido de esa cuenca no tiene ese fin.

EXP/AA/EJ/OCT/2016