Nota26102016EJ01

HERMOSILLO, SON.- El conflicto de las comunidades yaquis fue generado porque la autoridad no respetó el amparo interpuesto por Loma de Bácum para detener el gasoducto Sonora, indicó el abogado Javier Mejía Santellanes.

El creador del estudio en proceso realizado en el Colegio de Sonora, denominado “Lecciones sobre la consulta del Gasoducto Sonora en su paso por territorio Yaqui”, dijo que el 21 de febrero de 2016 se otorgó un amparo para detener su construcción por Loma de Bácum.

No obstante, detalló, no se paró la obra, ni se atendió la disposición del Juzgado Séptimo de Distrito, que otorgó el amparo 312/2016, pedido por las autoridades de Loma de Bácum.

“Se hubiera podido evitar esta violencia y el enfrentamiento entre estos dos grupos, si hubiera habido una autoridad para respetar lo que hay. Y lo que hay, es una orden de una autoridad federal para que esa obra sea suspendida, en tanto no se resuelva su situación jurídica”, insistió.

Irregularidades

Mejía Santellanes, reveló que la consulta realizada desde el 2014 por la Subsecretaría de Hidrocarburos, perteneciente a la Secretaría de Energía (Sener), tuvo irregularidades.

De entrada, sostuvo que esta consta de cinco fases, pero sólo hay información pública de tres de ellas en los registros de transparencia.

“La razón por la que no aprobaron el paso del Gasoducto Sonora por Loma de Bácum es simple. El 90% que transporta es gas metano, que es flamable, incendiable y tóxico y la filtración puede dañar los mantos freáticos. Las autoridades consideraron que no vale correr el riesgo”, dijo.

EXP/AA/EJ/OCT/2016