HOY MISMO podría ser expulsado del PRI el veracruzano Javier Duarte... a menos que quiera acudir a defenderse él mismo.


JUSTO AHORA que todo el mundo se pregunta dónde anda, el gobernador en fuga está citado a las 13 horas para presentarse ante la Comisión de Justicia Partidaria, que encabeza Fernando Elías Calles.

DE ACUERDO con el reglamento, en caso de que el mandatario con licencia no presente las pruebas en su favor -si es que las tiene, claro-, prácticamente se darían por buenas las acusaciones en su contra. Y, en una de ésas, los siete integrantes de la comisión podrían procesar en fast track el sueño dorado de Enrique Ochoa: echar a Duarte de las filas tricolores.

*
POR CIERTO que en la investigación que lleva a cabo la PGR en contra de Javier Duarte, hay un personaje al que más valdría no perderle la pista. O mejor dicho, a dos.

UNO ES Adolfo Mota, quien fuera secretario de Educación en Veracruz, precisamente durante los años en que Duarte habría desviado recursos de esa dependencia para comprarse un rancho en Valle de Bravo.

DEJÓ EL CARGO a finales del año pasado y hoy es diputado federal del PRI... con lo que casualmente goza de fuero constitucional para no preocuparse por la acción de la justicia.

EL SEGUNDO es Edgar Spinoso, que algo -o mucho- debe saber también de las transas de las que se acusa al gobernador. Era la mano derecha de Mota, quien lo hizo Oficial Mayor de la dependencia que fue ordeñada. También, casualmente, hoy cuenta con fuero por ser diputado federal del Partido Verde.

TODO EL MUNDO se está yendo con la finta de que el malo era Duarte, pero queda claro que todavía tienen que rendir cuentas muchos más pájaros de cuenta.

*
¡POR el manto technicolor de José! El nuevo nuncio apostólico llegó echando candela. Y muchos obispos seguramente no estarán muy cómodos al respecto.

AYER Franco Coppola presentó sus cartas credenciales al presidente Enrique Peña Nieto, en Palacio Nacional. Después de eso, le preguntaron sobre el tema del matrimonio igualitario y textualmente dijo que a los homosexuales "no hay por qué negarles derechos que son reconocidos a todos los hombres y mujeres de este mundo". ¡Ave María Purísima!

OBVIAMENTE la postura del enviado del Papa Francisco choca de frente con la del sector más conservador del obispado mexicano, que se ha venido movilizando, precisamente, en contra de las uniones entre personas del mismo sexo, pese a que ya tienen la bendición de la Suprema Corte de Justicia.