COMO FIELES que acuden cada año a La Meca, así está en estos días el peregrinar de gobernadores por la Secretaría de Hacienda. Eso sí, cada quien tiene su estilo.

 

ANTE el apretón para las finanzas estatales que representará el recorte del Presupuesto 2017, ayer fueron a pasar el sombrero Jaime "El Bronco" Rodríguez y el efímero Flavino Ríos, quien sustituye al gobernador en fuga, Javier Duarte.

 

Y EN DÍAS anteriores se vio a Rafael Moreno Valle, acompañado de su minisucesor (por aquello de la minigubernatura),Tony Gali; al tabasqueño Arturo Núñez y al chiapaneco Manuel Velasco. También ha estado Miguel Ángel Mancera, aunque el capitalino le está poniendo mucha enjundia a su reclamo, convirtiéndolo en un asunto de derechos, no sólo de centavos.

 

EL QUE optó por la comodidad fue el priista Alejandro Murat, que se limitó a emitir un comunicado pidiendo que le echen la mano a Oaxaca.

 

ANTE ESTO, la gran pregunta es si José Antonio Meade les está prometiendo algo a quienes acuden a verlo, o nomás les da el avión porque la cobija presupuestal nomás no alcanza.

*

 

LA PANISTA Xóchitl Gálvez ya entendió que espantan más los que se pasan de vivos... ¡que los muertos!

 

A INICIOS de este año, se destapó que el histórico Panteón de Dolores era controlado por una mafia sindical, tras lo cual, casualmente, se incendió la oficina donde estaba el archivo del camposanto. Y no, no fueron fuegos fatuos.

 

EL ESPINOSO tira-tira con los sindicalizados llegó ayer a su punto máximo con el desmantelamiento de la "oficina" desde la que regenteaban el panteón para su propio beneficio. Obviamente el asunto ya volvió a calentarse, por lo que amenazan con armar todo un escándalo. 

 

PERO no saben con quién se meten. Si algo tiene Xóchitl Gálvez es resistencia a los malos tiempos. ¿O acaso se les olvida que le va al Cruz Azul?

*

 

¡AH, CARAY! Como que Enrique Peña Nieto no conoce muy bien el reglamento de tránsito de Puebla, ni el de las carreteras federales.

 

SÓLO ASÍ se entiende que, muy quitado de la pena, haya presumido ayer que iba en el nuevo Segundo Piso de la Autopista México-Puebla, manejando y ¡grabando con su celular! al mismo tiempo. Inclusive comentó en la inauguración que sus acompañantes iban nerviosos de verlo haciendo malabares al volante.

 

POR SUERTE para el Presidente no lo vio la Policía Federal, pues de lo contrario... ¡lo multan!