UN PAR de interesantes reacomodos se dieron en la sesión que tuvo la Conago ayer en Huatulco.

EL PRIMERO, que por fin se le hizo llegar a la presidencia de ese organismo al morelense Graco Ramírez, quien en febrero había sido vetado por el veracruzano Javier Duarte, a quien originalmente le tocaba ese cargo.

Y EL OTRO es que Miguel Ángel Mancera fuera elegido por sus pares para presidir ahora la Comisión de Seguridad y Justicia, que es una de las más importantes.

LLAMÓ la atención que esos dos cargos fueran para un mandatario perredista y uno que, sin serlo formalmente, está plenamente identificado con ese partido. Y es que el PRI y el PAN suman 25 de los 32 votos en el pleno de la Conago.

A LO MEJOR ocurre que, después de tantos problemas con sus ex gobernadores, tricolores y blanquiazules ya no quieren queso... ¡sino salir de la ratonera!

***

DESPUÉS de que las encuestas no le atinaron ni al Brexit, ni a los acuerdos de paz en Colombia, ni al triunfo de Donald Trump, en varios partidos están repensando el uso de sondeos para elegir a sus candidatos.

ES EL CASO del PRI que trae serias dudas sobre a quién postular para la gubernatura del Estado de México, por lo que están abriendo la baraja para encartar aspirantes que no han sido medidos en encuestas.

Y YA SE SUPO que uno de ellos es el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, a quien están revalorando por su experiencia en asuntos de seguridad pública y defensa del empleo.

CAPAZ que ahora sí se le hace su sueño al eterno "no candidato" en el Estado de México.

***

AUNQUE las cartas de recomendación pueden no ser determinantes a la hora de postularse para un puesto público, en el caso de la Fiscalía Anticorrupción llama la atención el contraste que hay en ese rubro entre dos de los candidatos que más suenan.

SE SABE que el presidente del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, Manuel Hallivis, presentó 38 cartas de apoyo a su candidatura.

Y ENTRE los "abajofirmantes" figuran agrupaciones de peso como la Concanaco y la Coparmex, cuyos asociados frecuentemente se quejan de la corrupción como un lastre para la productividad.

EN TANTO, quien para muchos aparece como favorita en el proceso, la presidenta del INAI, Ximena Puente, sólo presentó un par de cartas de apoyo.
¿SERÁ que no le dio importancia a ese asunto o que no logró tantos apoyos como su contrincante? Es pregunta que se firma al calce.