HOY QUE Andrés Manuel López Obrador se pare en el escenario del Auditorio Nacional, quien seguramente se robará el show será Ricardo Monreal.

LA PRESENCIA del zacatecano causa gran expectativa debido, obviamente, a que estuvo coqueteando con la idea de dejar las filas de Morena e, inclusive, ser postulado por otro partido como candidato al gobierno de la Ciudad de México.

AL FINAL, decidió quedarse, pero nadie tiene claro cuál será su papel o cuál es su objetivo. Una cosa es segura: no será dirigente nacional de Morena ni coordinador de la campaña presidencial de AMLO.

LO MÁS interesante del asunto, a decir de los cercanos a Monreal, es que su presencia hoy en el Congreso Nacional de Morena, no significa que le esté levantando la mano a Claudia Sheinbaum. Es más, los monrealistas insisten en que, formalmente, la cuestionada delegada todavía no es candidata... y en una de ésas desiste de serlo.

¿POR QUÉ? Pues porque todos en Morena saben que, tratándose del impetuoso López Obrador, cualquier cosa puede suceder.

*****

POR CIERTO que López Obrador ya dio la orden para que en Morena busquen alianzas con más partidos además del impresentable PT. Cuentan que ya hubo acercamientos con los evangélicos del PES y que, ¡agárrense!, no descartan buscar el apoyo hasta de Nueva Alianza. Sí, el mismo Panal que fundó Elba Esther Gordillo. ¡Esos son exorcismos!

*****

LOS ASISTENTES al encuentro de la NFL fueron tacleados por Felipe Calderón y Margarita Zavala, quienes aprovecharon su asistencia al Estadio Azteca, para recabar firmas de apoyo a la candidatura.

Y AUNQUE la ex panista le va a los Patriots, a ver si no le pasa lo que a los Raiders, que también decidieron abandonar el terruño, Oakland, para irse a Las Vegas, y de malosos pasaron a maletas.

*****

FINALMENTE, tras los jaloneos de las tribus, su Consejo Nacional aprobó que el PRD integre una coalición con Movimiento Ciudadano y el PAN. Muy bien, ahora ya sólo falta convencer a los militantes de esos partidos.

Y ES QUE, pese al entusiasmo de los dirigentes, entre las bases, a nivel de las estructuras estatales, se están dando las mayores resistencias. En Nuevo León, por ejemplo, los panistas dicen que llevan mano en las candidaturas tanto al

Senado, como para diputados federales, por lo que no están dispuestos a compartir esos espacios con perredistas y emecistas.

ASÍ QUE tras la aprobación, ahora ya nomás falta el convencimiento.