POCOS le pusieron atención, pero el reciente fallo del Tribunal Electoral federal sobre las elecciones en Aguascalientes dará mucho de qué hablar rumbo al 2018.

PARA ALGUNOS, los magistrados dieron su bendición a que los obispos y sacerdotes hagan abiertamente proselitismo en los procesos electorales, pese a que la ley se los prohíbe.

PARA OTROS, la resolución fue exactamente al revés, pues el Trife pidió a la Secretaría de Gobernación y a la propia PGR revisar el caso aguascalentense y proceder con las sanciones correspondientes contra el obispo José María de la Torre.

DE ACUERDO con el fallo, los sacerdotes actuaron indebidamente al promover el voto, ¡durante las misas!, en favor del panista Martín Orozco, así fuera de manera velada. Y aunque la violación a la ley quedó acreditada, se decidió no anular la elección por considerar que no fue "determinante".

COMO QUIEN DICE, se vale darle la vuelta a la normatividad electoral, siempre y cuando, en penitencia, se recen dos padrenuestros y cinco avemarías.

***
MOLESTOS andan los priistas de la Asamblea Constituyente con sus compañeros que no asisten a las sesiones.

Y NO PORQUE reprueben su falta de compromiso, el tema es que les echan a perder los acuerdos para repartirse posiciones con otros partidos por el científico método del "cuotismo".

AL PRI, PAN, PRD y a la chiquillada se les malogró el plan para distribuirse las áreas de Comunicación Social, Servicios Parlamentarios, Administración y Transparencia porque les faltó un voto para alcanzar los 67 necesarios.

POR SUPUESTO, los más contentos son los de Morena, quienes buscan que esos nombramientos se hagan con base en una convocatoria pública.

LO CIERTO es que los constituyentes ya se están tardando en elegir a los titulares de esas áreas y el tiempo apremia... bueno, si quieren tener lista la Constitución de la CDMX para el 5 de febrero.

***

...Y CUANDO el PAN y el PRD en el Estado de México despertaron, el dinosaurio seguía ahí.

MIENTRAS buscan armar una alianza opositora, el PRI ya amarró que su candidato sea respaldado por el PVEM y Nueva Alianza.

UN APOYO que no sería menor dado que el Panal puede aportar muuuchos votos de los afiliados al SNTE que comanda Juan Díaz, líder de facto de ese partido. Votos que, en una elección cerrada, pueden marcar la diferencia.

LA DUDA es qué le habrán prometido al SNTE el PRI y -ejem- los priistas en el gobierno federal a cambio de ese apoyo.