¿ALGUIEN sabe si Raúl Cervantes se sometió a un fashion emergency recientemente? ¿O cómo fue que su imagen política cambió tanto en tan poco tiempo?


PORQUE resulta curioso que hace justo un año, panistas y perredistas se unieron a las voces de académicos y juristas que se oponían a que el priista fuera designado ministro de la Suprema Corte.

A PESAR de que personajes como Miguel Barbosa, coordinador parlamentario del PRD, le reconocían cualidades, le cerraron el paso para vestir de toga.

SORPRENDENTEMENTE, esos mismos que lo vetaron, ahora le dieron la titularidad de la PGR y, por ende, lo dejaron encaminado para ser el primer Fiscal General que durará en el cargo nueve años.

DADO QUE los cuestionamientos de la sociedad civil sí se mantienen, sería bueno que PAN y PRD explicaran qué le vieron esta vez de bueno... o qué les dieron a cambio.

*********

NADA FÁCIL debe haber sido para Aristóteles Sandoval "exhortar" a Luis Vega Pámanes a que renunciara a la presidencia del Poder Judicial de Jalisco, luego de conocerse que robó, mató, huyó y lo pescaron.

Y NO POR una cuestión legal, sino porque Vega Pámanes es cercanísimo a su señor padre, el también magistrado Leonel Sandoval. Pero dicen que el gobernador jalisciense recibió una cordial llamada de Bucareli para animarlo a no dejar crecer el escándalo.

*********

¿USTED le encargaría su cartera a un asesor financiero del prófugo ex gobernador de Sonora, el panista Guillermo Padrés, quien está acusado de corrupción y malos manejos de recursos públicos? ¿No? Lo mismo están pensando miles de duranguenses.

NO ENTIENDEN por qué su flamante gobernador, José Rosas Aispuro, designó a Pedro López Elías en la Secretaría de Finanzas. Se trata de uno de los principales operadores financieros de Padrés, encargado, entre otras cosas, de arrastrar el lápiz para "resolver" el problema de la deuda de su gobierno.

OBVIAMENTE, dadas las maltrechas finanzas que dejó el panista en Sonora, los duranguenses deben estar aterrados, y eso que todavía no es Halloween.

*********

POR CIERTO, sería bueno que Luis Felipe Bravo Mena aclarara cómo le llegó la carta de Guillermo Padrés, en la que avisó que no acudiría a la cita con la comisión anticorrupción del PAN, por temor a ser aprehendido. (Al menos en eso fue sincero).

TAL VEZ Bravo Mena podría explicarle a la PGR cómo es que se cartea con un prófugo de la justicia. Y, sobre todo, si sabe dónde diablos encontrarlo.