En política, como en la física, los vacíos siempre se llenan, sobre todo cuando son de poder. El vacío que dejó en el gabinete Luis Videgaray —quien sin irse del todo, ya no tiene desde su salida la misma presencia e influencia constante con el presidente— fue llenado y ocupado inmediatamente por su antiguo pupilo y después competidor en el ánimo presidencial: Aurelio Nuño Mayer. El secretario de Educación Pública, quien controla con su staff personal todo lo que pasa en Los Pinos, aprovechó muy bien la salida de Videgaray para tomar él solo todo el control que antes compartió con su antiguo maestro sobre el oído del presidente.

Y aunque algunos promotores del ex secretario de Hacienda empujan versiones de un posible regreso del otrora “hombre fuerte” de Enrique Peña Nieto, a partir del triunfo del republicano Donald Trump, la realidad es que el papel que antes jugó Videgaray, de consejero omnipresente en las decisiones del presidente, hoy lo tiene Nuño Mayer, quien desde la SEP no sólo opera y maneja la agenda y la estrategia presidencial, sino que además tiene un nuevo coto de poder: la dirigencia nacional del PRI.

Por Nuño pasan en este momento, afirman cercanos a Insurgentes Norte, todos los movimientos y decisiones que se toman en el CEN del PRI. El dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, reporta directamente al secretario de Educación lo mismo nombramientos de estructura, que estrategias y hasta la definición de candidaturas del partido gobernante. “Todo pasa actualmente por Nuño”, dice un senador del PRI que afirma que en ausencia de Videgaray, Aurelio tomó completamente el control del grupo cercano al presidente y es él quien decide candidaturas en los estados y posiciones en el priismo, además de empujar y sugerir nombres de posibles cambios en el gabinete —como el reciente arribo de Raúl Cervantes a la PGR, que impulsó en alianza con el primo de éste, el consejero Jurídico Humberto Castillejos— todo siempre para favorecer al cerrado grupo mexiquense y cuidarle las espaldas después de 2018.

Así, mientras Luis Videgaray está más ocupado en cuidar su “legado” en la Secretaría de Hacienda —y en que su sucesor José Antonio Meade no lo haga ver como “el peor” secretario de la historia— y se aparece con barba y lentes oscuros de vez en cuando en la casa presidencial, Aurelio Nuño se ocupa afanosamente de cubrir todos los vacíos que dejó su ex jefe y maestro, y opera con todo su grupo político desde la SEP para convertirse en el nuevo poder tras el trono en los dos años que restan al complicado sexenio peñista.

NOTAS INDISCRETAS… En Chiapas, entre campesinos del estado, surge una grave denuncia sobre un uso político y “electorero” del programa de entrega de fertilizantes de la Sagarpa, conocido como el “Pimaf”. La acusación de varios comisariados ejidales y comunidades del estado, formulada por escrito, pide la urgente intervención del secretario de Agricultura, José Calzada, para frenar la utilización electoral de los fertilizantes, de la que acusan al senador del PRI, Roberto Albores Gleason. El hijo del ex gobernador Roberto Albores y actual aspirante a la candidatura priista al gobierno de Chiapas, ya es conocido en el estado, a raíz de esas denuncias como #LordPimaf, pues según la denuncia con firma y sello de más de 20 comunidades, el senador se aprovecha de los fertilizantes gratuitos del gobierno federal, para promover su imagen y cobrarles una cuota ilegal a los productores que reciben esos apoyos. Denuncian que personal que dice ser de Sagarpa se presenta en las comunidades en horarios poco usuales y les piden, como condición, copias de su credencial de elector y de la CURP, además del cobro que van de los 170 a los 130 pesos por agricultor, para entregarles el fertilizante que supuestamente es gratuito para quienes están inscritos en el programa. “Mencionan en todo momento que dicho fertilizante está siendo entregado gracias al trabajo coordinado del senador Albores Gleason y del Ing. Felipe García, ante la Sagarpa”, dice la denuncia de la cual esta columna tiene copia. Los campesinos y ejidatarios se quejan además de personas que, a nombre del senador, les exigen de manera prepotente entregar documentos y pagar la cuota, o no les dan el fertilizante. “Cuando les reclamamos que los anuncios del gobierno dicen que los fertilizantes son gratuitos y libres de partidos se molestan y nos tratan con prepotencia”, se quejan y denuncian que las listas de entrega los hacen aparecer como miembros de una organización social llamada “Albores”, la “cual desconocemos completamente”, dicen. ¿Sabrá algo el secretario José Calzada de #LordPimaf, también conocido como senador Roberto Albores?… Los dados abren con doble Escalera. La semana promete.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.