***
PURA ‘INCERTIDUMBRE’
Escuchando ayer una entrevista telefónica con el dirigente de los gasolineros del estado, Luis Horacio Muñoz, queda claro que han estado totalmente ajenos a la emisión de permisos para la instalación en Sonora de empresas como Chevron y Arco, cuyos corporativos ya anunciaron que vienen a sumarse a la competencia, en condiciones desconocidas hasta el momento.

Cuestionábamos “Entre Nos” la incertidumbre de si esas empresas vienen a ofrecer mejores precios y calidad en la gasolinas, o si nomás vienen a incrementar la oferta pero con las mismas condiciones, pero resulta que, según Muñoz, ellos tampoco conocen los detalles.En fin, nadie sabe nada.

Entonces todo gira en puros supuestos, pero si se confirma que Chevron y Arco vienen a expender la gasolina ya cara que surte Pemex, a la mejor de entrada los nuevos competidores resultan ser los mismos de siempre que los gasolineros mexicanos ya establecidos.

En fin, sólo queda esperar, porque en Sonora no hay oficina de la Secretaría de Energía y por tanto ni siquiera dónde informarse.

***
OPULENCIA PARTIDISTA
Aunque ya se había adelantado que se iba a inflar aún más el financiamiento público para los partidos políticos y sus candidatos para las elecciones del 2018, no deja de ser indignante que se recurra a los mismos argumentos para intentar justificar esos aumentos, que en realidad son auténticos sofismas expresados, incluso, por las ilustres autoridades electorales.

Resulta que el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó que los partidos políticos gastarán al menos 6 mil 788 millones de pesos, que es el presupuesto más alto en la historia para un año electoral, bajo el mismo pretexto de dar más dinero público para evitar las tentaciones de “pasar la charola” y de que no entre dinero sucio a las campañas, como si eso hubiera servido antes, ¡Ahhh! como siempre los consejeros electorales “ciudadanos”, ofrecieron a cambio fortalecer los “mecanismos de control”, al tiempo de rechazar que el aumento haya sido por decisión arbitraria, sino porque aplicaron la fórmula de cálculo que se dio por consenso ¡de los mismos partidos! La verdad es que, además de caros, en muchos otros aspectos los consejeros electorales han quedado a deber a los mexicanos

***
QUE NO LES PAGAN
Y a propósito del dinero para los partidos, aquí en Sonora los dirigentes del partido Movimiento Ciudadano se dicen ya hartos de un supuesto jineteo de sus recursos en el Instituto Estatal Electoral (IEE), por lo que su representante, Heriberto Muro Vázquez, entregó a los consejeros electorales un recurso de apelación, que no es otra cosa que una carta de cobranza.

En ese recurso, recibido en el IEE hace tres días, los del Movimiento Ciudadano se quejan de lo que llaman “omisión de forma sistemática” del organismo por no entregar de forma inmediata el financiamiento público que les corresponde, pero lo raro es que reclaman un atraso ¡del actual mes de agosto! Así andarán de urgidos, dirían por allí. Cuando hablan de una omisión sistemática quieren decir que ocurre seguido, lo cual hace recordar que por allá en el mes de enero, el dirigente estatal del PAN, David Galván, hizo al IEE el mismo reclamo público, con la respuesta de que al organismo electoral tampoco habían llegado los recursos y por eso no pagaban… ¿Será la misma respuesta para Movimiento Ciudadano?... Ya veremos.

***
NO HAY NOVEDAD…
Sin novedad en el frente de la impunidad: en Sonora siguen tomadas seis casetas de cobro de la Cuatro Carriles por parte de organizaciones que dicen luchar por que se respete la garantía constitucional de libre tránsito, pero que ya llevan meses recaudando fondos por medio de los “boteos” y sin que haya cuentas al respecto. Cuentan que ayer se vio movilización de agentes del ministerio público y policías federales por algunos de esos centros de cobro (que tampoco ganan un concurso de popularidad) y hubo hasta por allí la versión de que se darían desalojos y detención de los líderes, pero al parecer solamente tomaron nota de los hechos y no pasó de las clásicas consignas de los manifestantes, es decir que nada pasó.

Claro que los automovilistas se ven encantados por no tener que pagar las carísimas cuotas, pero no se puede obviar que un abuso en el cobro de las cuotas de peaje se quiera eliminar por medio de actos fuera de la ley, más la inevitable sospecha que existe sobre el manejo de cientos de miles de pesos recaudados en esos “boteos”. Total, ni a quién irle.
***
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.