La unidad siempre es víctima de las ambiciones y de las pequeñeces.
Florestán.

La semana pasada pregunté insistentemente al presidente del PAN, Ricardo Anaya, si quería ser candidato presidencial por su partido, a lo que terminó diciéndome que sí, pero en su momento.

Tras esa declaración el diario La Razón, que dirige Rubén Cortés, publicó que once gobernadores panistas declararon que ellos definirían al candidato presidencial de su partido.

A eso siguió una carta que otros 18 destacados panistas dirigieron al mismo Anaya, al que acusan de aprovechar los privilegios de su cargo para promoverse como candidato presidencial, lo que ha provocado una división:

Más allá de que en público niegue su aspiración para convertirse en el candidato a la Presidencia de la República, (Anaya) está utilizando la estructura y los recursos del partido en beneficio de ese proyecto personal a través de medios cuestionables e incurriendo en un grave conflicto de intereses. La responsabilidad de dirigir Acción Nacional, es absolutamente incompatible con la pretensión de construir un proyecto político como aspirante a la Presidencia de la República. Si Ricardo Anaya piensa competir es necesario que lo asuma públicamente y deje la dirigencia del partido.

Esta posición fue respalda por el expresidente Felipe Calderón a través de su cuenta de tuiter, donde publicó: Panistas exigen a Anaya que defina su aspiración para 2018. Y en otro: La unidad del PAN es vital para el país, la dirigencia de Ricardo Anaya está poniendo en riesgo esa unidad.

Por la tarde, en Radio Fórmula, Anaya me dijo que respeta a los abajo firmantes, que su postura es válida y que está obligado a escucharlos, negó que desde su cargo, tome decisiones para beneficio personal, que López Obrador tiene más spots que nadie, y que él está concentrado al cien por ciento en su responsabilidad como presidente del PAN, y sobre su rol de dirigente y precandidato, dijo que se definirá, como le exigen, en el momento de las definiciones.

Así, pues, hay rebelión en la granja azul y quienes juegan con Margarita Zavala emplazan a Anaya a terminar con su rol de dirigente y candidato, y que elija, ya uno u otro, pues ese doble juego pone en peligro la unidad del PAN, es decir, fomenta su división.

RETALES
1.- CISEN.- Notable la recuperación de Carlos Imaz, quien permanece al frente de Centro de Investigación y Seguridad Nacional, Cisen, con toda la confianza del presidente Enrique Peña Nieto y del secretario Osorio Chong;

2. MIGRACIÓN.- Hoy estará en Tijuana el propio Osorio Chong, acompañado de la canciller Claudia Ruiz Massieu y de Luis Miranda, de Sedesol, para atender el caso de la migración negra que desborda aquella ciudad; y

3. CANTÓN.- La asambleísta del PAN, Margarita Martínez Fisher, subió un punto de acuerdo, con carácter de urgente y obvia resolución, para que la secretaria del Medio Ambiente, Tanya Muller, explique la inexplicable construcción del cantón suizo en una zona verde protegida del Bosque de Chapultepec.

Nos vemos mañana, pero en privado.