Ya a cualquier cochinada le llaman pragmatismo.

Florestán.

Cada vez que hablo de la sucesión presidencial o de la del gobierno del Distrito Federal, me contestan: falta mucho tiempo, lo que le confirma que quienes dicen eso están en el gobierno pero no se ven con posibilidades a futuro y por eso se van al ejercicio inútil de alargar el tiempo, como si eso fuera posible.

Apenas ayer le comentaba la incapacidad del PRI y PRD de construir candidato propios y competitivos para el Distrito Federal lo que, sin duda, ha facilitado los triunfos del PRD en las últimas cuatro elecciones, 1997, 2000, 2006 y 2012, con Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y Miguel Mancera.

El PRI repitió a Beatriz Paredes en 2006 y 2012; el PAN con no panistas con Demetrio Sodi, senador de la bancada del PRD en 2006, y la señora Isabel Miranda, en 2012, una ocurrencia de Gustavo Madero. 

En ambos casos, el PRI con propios y el PAN con extraños, fueron arrasados, lo que retrata que el problema de estos partidos ha sido y es, la construcción de cuadros propios y fuertes en el Distrito Federal, situación que ahora vive el PRD como parte de su crisis existencial y que ya se vio desde 2012 cuando abanderó a Mancera, sin ser militante.

Hoy, a pesar de que afirman que falta mucho para 2018, sólo se aprecian dos partidos con candidatos propios: el PAN con Xóchitl Gálvez y Morena con Ricardo Monreal aunque la más cercana a quien decidirá es Claudia Sheinbaum.

Del PRI y del PRD no se otea, siquiera, ningún precandidato lo que lo dejaría, de nuevo pero ahora con el sol azteca, fuera de la competencia a la que parecen no darle importancia a pesar de tratarse de la segunda reserva de votos, sólo después del Estado de México y plataforma hacia una candidatura presidencial.

Así, presidentes del PRI y del PAN del Distrito Federal van y vienen y ni partidos ni militancia levantan.

Y como en política no hay vacíos, éstos se llenan de inmediato y por opositores, espacio que dejan ellos, son espacios que ocupa, centralmente, Morena y, en 2018, podrían llenarlos, también, los independientes, alguno por lo menos.

RETALES

1. PUESTO.- Emilio Álvarez de Icaza dejó la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para construir su candidatura independiente a la Presidencia de la República en 2018;

2. FICHA.- El alcalde de Tlaquiltenango, Morelos, que tomó las instalaciones de la policía municipal, Enrique Alonso, tiene un ingreso al penal de El Amate, en Chiapas, en 2009, por trata de personas, y salvó lo de delincuencia organizada;

3. SPOTS.- Manlio Fabio Beltrones es el único presidente de partido que no aparece en spots, a diferencia de Andrés Manuel López Obrador, Morena; Ricardo Anaya, PAN y Agustín Basave, PRD. Y no va a aparecer en ninguno del PRI porque sería, dijo, inequitativo y desleal con los presidenciables y fracturaría al partido.

Nos vemos mañana, pero en privado.