Protocolos de seguridad, espesor de pavimentación, niveles de contaminación de agua, iluminación adecuada, administrar deudas y proveedores y un sinfín de términos hay que aprender cuando eres Presidente Municipal; hay que tener botas por alguna inundación, atender “doñas” que se quejan de abandono de parques y además tener la paciencia para dar la cara a la ciudadanía ante cual problema, ahí es donde puedes valorar si realmente tienes una vocación de servicio.

También hay que soportar quejas y denuncias por redes, estar pendiente de las acusaciones contra policías, convertirte en bombero, comprender la falta de uniformes y prestaciones de los trabajadores, revisar cláusulas de contratos, sin embargo, y lo más importante, es tener ojos muy abiertos y oídos a los especialistas para cuidar los recursos tan escasos.
Esto y más es lo que Manuel Ignacio “Maloro” Acosta Gutiérrez explicó a los comerciantes organizados durante una comparecencia, al ser invitado a compartir con nosotros actividades del Ayuntamiento que encabeza, que a decir verdad, ha sido complicado transitar este primer año, ante las condiciones que encontró no solo las arcas de la tesorería, sino una serie de situaciones laborales y de infraestructura jamás imaginada.
Pero no es posible manifestar los problemas que como cualquier institución padece en tiempos de escasez de dinero o crisis, hay que ponerse a trabajar e innovar para dar respuestas; gracias a su experiencia como diputado local y federal, ha sabido qué puertas tocar y a que lados acudir para de esta forma, cumplir con una lista de compromisos que adquirió en campaña, llámese Banco Interamericano de Desarrollo, el propio Banobras, o bolsas que con proyectos muy específicos contempla el presupuesto federal.
“Estamos dando respuesta, evidentemente hay problemas, lo reconocemos pero también hacemos un plan……cuando llegamos había 28 patrullas, hoy contamos con 180, hay que depurar malos elementos, a la fechas hemos cesado a sesenta policías y como se habrán dado cuenta, hicimos una propuesta para que se reforme el Nuevo Sistema de Justicia Penal, que fue tomado de un modelo anglosajón y hay que “tropicalizar” pues cuenta con criterios inaplicables a nuestra cultura”, afirmó el Alcalde.
Las inquietudes son muchas, enfocado sobre todo en seguridad, por lo que se extendió en hacer un análisis (también tienes que ser o parecer abogado) de los cambios necesarios, utilizar la tecnología, promover la denuncia, pues hoy lamentablemente los delincuentes andan en la calle cobijados en la presunta inocencia, “a veces no nos atrevemos a decir las cosas, pero hay que ser autocríticos, hay que cambiar la ley, pero aparte, tenemos varios programas como vecinos en alerta, escudo ciudadano entre otros”.
Dice haberse propuesto recuperar los barrios, hacer intervenciones integrales de infraestructura, implementar medidas de transparencia, modernizar el catastro, mejorar la recaudación para el año que viene, así como programas para fomentar el empleo, atraer empresas, turismo, porque “deseamos ser un atractivo, realizar el Kino Mágico, se hará un parque deportivo ahí, deseamos sea un lugar con mayor desarrollo”, agregó.
Buscando mayores beneficios, para que Hermosillo sea una capital activa y que tenga mucho que ofrecer, por primera vez se hizo un portal para que los inversionistas vean las ventajas de establecerse aquí; también se firmará un convenio con Fundación Televisa para apoyar emprendedores y pues trae a todos los funcionarios en revolución para que le alcance el tiempo y dar cumplimiento no solo a un mandato popular, sabemos que la gente es cada vez más exigente y él como autoridad más cercana, recibe las críticas o los aplausos.
Ha sido todo un reto manejar la Ciudad, Maloro Acosta no se ha quedado de brazos cruzados, los siete días de la semana, las 24 horas tiene puesta la camiseta de Presidente Municipal, ha hecho lo posible por dar resultados, porque la comunidad se desespera, pero a un año de distancia, han puesto orden en lo financiero, porque el cien por ciento de las participaciones estaban comprometidas por lo que pidieron mejores tasas y hoy ya están trabajando en otras condiciones, pero sobre todo, ha usado su inventiva para hacer notar que trabaja y si, tiene vocación de servir.