El Buen juez...

 ... por su casa empieza. Al menos así reza el conocido refrán que no parecen querer aplicar las dependencias de Gobierno en el tema de vales de despensa.

 

Se espera que en este último trimestre proliferen las licitaciones para la contratación de empresas de vales de despensa en dependencias de Gobierno, las cuales darán algo más que un gordo pavo navideño a sus empleados.

 

Como parte de la reforma fiscal impulsada por Luis Videgaray, entonces titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se estableció que la prestación de vales tendría que darse a través de tarjetas.

 

Curiosamente, es en esta dependencia, ahora a cargo de José Antonio Meade; Sagarpa, de José Calzada; el IPN, de Enrique Fernández; la CDMX que encabeza Miguel Ángel Mancera, y la Secretaría de la Función Pública (SFP), a cargo de Javier Vargas, donde se están solicitando vales de papel en sus procesos licitatorios, al parecer presionados por sus sindicatos.

 

En las próximas semanas, la SFP dará a conocer la lista de empresas de vales que cumplieron con los requisitos para formar parte del contrato marco, el cual regularía los procesos de licitación de 2016 y 2017.

 

 

¿Por qué las Bahamas?

 

BahamaLeaks, la reciente revelación de nombres de empresarios y políticos de todo el mundo que han abierto una empresa en la Mancomunidad de las Bahamas, deja en tremendo ridículo a autoridades fiscales y a organismos internacionales.

 

Algunos de los empresarios mexicanos que sí respondieron al Consorcio de Periodistas de Investigación (ICIJ) explicaron que el fisco sabe de sus operaciones y están al corriente. Otros, confesaron que es parte de la planeación fiscal para eludir el pago de impuestos a la herencia de bienes en EU. Pero la mayoría guarda silencio.

 

Si usted utiliza los buscadores de internet, podrá localizar un buen número de gestores que ofrecen abrir empresas en Las Bahamas en sólo 10 días, sin registro público del nombre del dueño y con cero pago de impuestos. Ese es el negocio público, imagínese qué pueden hacer otros despachos sin anuncios.

 

Lo más curioso es que el Doing Business del Banco Mundial, que mide la facilidad para hacer negocios, tiene mal posicionadas a Las Bahamas al ubicarlas en el lugar 106 en el mundo, 68 lugares por debajo de México.

 

Si bien Las Bahamas ocupan el lugar 24 por pago de impuestos ya que no gravan ganancias, por el tiempo que lleva abrir una empresa están en el 118; por registro de propiedades, en 183; y por leyes para protección de inversionistas, 111.

 

Aun así, ahora sabemos que esas islas valen su peso en oro.

 

 

Atorados

 

¿Recuerda que hace poco más de 2 meses Liverpool, de Max Michel, anunció un acuerdo de asociación con la firma chilena Ripley?

 

En dicho acuerdo la mexicana se comprometía a adquirir al menos el 25 por ciento de los títulos totales de la tienda departamental chilena.

 

La mala noticia es que la familia Calderón Kohon, dueños de la mayor parte de Ripley, se están echando para atrás.

 

La razón es que la familia busca al menos 24 por ciento más de lo que ofreció Liverpool, 420 pesos chilenos por acción. Por supuesto que la mexicana no está dispuesta a pagar semejante precio e incluso la cifra inicial ya había sido catalogada como muy alta por analistas.

 

Con estos obstáculos, la transacción está en veremos y el riesgo es que Liverpool perderá interés, sobre todo porque en México está enfocada en la adquisición de Suburbia, que en menos de 6 meses pasará a sus manos.

 

 

Crédito a la educación

 

Sí, lo que urge en México es creer en la educación y, cuando los recursos escasean, también se necesita crédito para la educación.

 

En ese tren está subida FINAE, una sociedad financiera de objeto múltiple, figura conocida como Sofom, que dio sus primeros pasos desde 2006 y que otorga crédito para realizar estudios de licenciatura y posgrado en universidades privadas de México.

 

FINAE, dirigida por Alejandro Rivero-Andreu Salas, suma una cartera de financiamientos por 750 millones de pesos en casi 10 mil créditos.

 

Lo que puede presumir también es su impacto social, pues está disponible en 24 instituciones académicas ubicadas en 21 estados del País.

 

Entre ellas cuente a Unitec, UVM, Tec de Monterrey, Universidad Regiomontana (U-Erre), los 7 campi de la Aliat Universidades, Intercontinental (UIC), Panamericana (UP), Autónoma de Guadalajara (UAG) y Latinoamericana (ULA).

 

Nos dicen que parte de su éxito lo ilustran dos certificaciones globales, la B Corp y GIIRS, la emisión de dos certificados bursátiles para crédito educativo y al hecho de haber sumado como socios a fondos de inversión como Omidyar Networks, creado por Pierre Omidyar, fundador del sitio eBay. 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.