Finalmente se concretó la detención del ex gobernador Guillermo Padres Elías, acusado por los delitos de defraudación fiscal, delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita por 8.8 millones de dólares, mismos que presuntamente cometió durante su administración en Sonora.

Los hechos, ocurridos la semana pasada en la ciudad de México, fueron por demás sorpresivos y demuestran que en el México de los políticos todo es posible, incluso entregarse a las autoridades previo anuncio por la radio en red nacional.

La autoridad federal, en particular la Procuraduría General de la República, quedó mal parada al permitir que un prófugo de la justicia como era Padrés se presentara en una estación de radio y ofreciera una entrevista exclusiva al periodista Ciro Gómez Leyva.

Lo anterior indica que Padrés no huyó del país y seguramente nunca abandonó la capital azteca en donde permaneció por VARIAS semanas mientras la PGR solicitaba órdenes de aprehensión en su contra.

Como ha sido mencionado, la estrategia de Padrés y de sus asesores tuvo un desenlace inesperado al ser capturado su hijo Guillermo Padrés Dagnino, a quien involucran en las transferencias bancarias de la supuesta red de lavado de dinero del ex gobernante sonorense.

De cualquier manera el panista concretó su objetivo mediático al declarar todo lo que quiso en la radio y presentarse como una víctima y no un delincuente.

Lo mejor para el sistema habría sido capturar a Padrés en su escondite y presentarlo al juez correspondiente sin la oportunidad de "limpiar" su imagen pública.

En contrapeso a la pifia federal, conviene reconocer la acción investigadora de las autoridades federales en contra del gobierno de Padrés y que ha generado innumerables órdenes de aprehensión para él y sus ex colaboradores.

En este proceso ha sido fundamental la labor realizada por la Fiscalía Anticorrupción que fue creada al arranque del gobierno de Claudia Pavlovich Arellano. Sin su participación difícilmente se habrían logrado tantos avances.

Al mismo tiempo vale la pena analizar con cierto grado de sospecha la intensa actividad de la PGR en contra de un ex gobernador. Si nos sometemos a la ley mexicana, debemos de considerar que tanto Guillermo Padrés como los funcionarios de su gobierno son presuntamente culpables, es decir serán inocentes hasta que la autoridad judicial los declare culpables y les dicte la sentencia respectiva.

Pero para la opinión pública y en base a la difusión de los medios masivos, Padrés ha sido el más corrupto de los gobernantes sonorenses y de buena parte de los mexicanos.

No vemos las mismas acciones contundentes en contra de otros gobernantes también señalados por actos de corrupción como los ex gobernadores de Veracruz, Javier Duarte, y el de Chihuahua, César Duarte Jáquez. ¿Será cuestión de tiempo?

Desde tiempos del exgobernador Carlos Armando Biebrich, quien renunciara al poder en 1975, no existe precedente de una investigación similar en Sonora en contra de funcionarios públicos.

¿Realmente fueron honestos todos los gobiernos que precedieron al de Padrés? Una de las pocas investigaciones realizadas en años recientes fue en contra de funcionarios menores de la Secretaría de Hacienda del gobierno de Eduardo Bours por un presunto desvío de recursos.

Padrés cuenta con dos órdenes de aprehensión, la segunda girada apenas la semana pasadas, pero existen por lo menos trece más en contra de exfuncionarios que fueron promovidas por la Procuraduría General de la República. Lo anterior sin considerar otras tantas promovidas a nivel local por la Fiscalía Estatal Anticorrupción.

La situación jurídica de Guillermo Padrés deberá ser resuelta mañana miércoles y el jueves en los juzgados décimo segundo y octavo, respectivamente, de la ciudad de México.

En suma: la captura de Padrés es un acontecimiento muy positivo para los sonorenses, en caso de comprobarse los delitos imputados, tanto él como sus colaboradores tendrán que ser castigados con todo el peso de la ley.

Todo ello, sin embargo, en un marco de derecho y de los cánones que dicta el nuevo sistema penal, es decir las autoridades judiciales tendrán que demostrar la culpabilidad del acusado sin caer en revanchismos partidistas ni políticos.

Nos guste o no nos guste, Guillermo Padrés y su hijo tienen el derecho a un proceso legal justo, expedito e imparcial.

La amenaza de Trump
Conforme transcurren los días, Donald Trump empieza a matizar algunas de sus posturas más radicales. Sobre el sistema de salud, conocido como Obamacare, sostuvo que mantendrá por lo menos dos de sus componentes. En cuanto a investigar a Hillary Clinton en el asunto de los correos electrónicos, el presidente electo dijo que no planea continuar la investigación que el FBI concluyó en días pasados. Sobre la construcción del muro, ponderó que analiza sistemas electrónicos para vigilar la frontera y que solo en ciertas áreas se levantará una nueva barda. Sin embargo, en el tema de inmigrantes declaró que deportará a tres millones de supuestos criminales y después tomará una decisión sobre el resto de los extranjeros sin papeles. Por lo mismo la incertidumbre se mantiene en la comunidad migrante, sin embargo en el ámbito financiero los mercados en Estados Unidos tomaron finalmente de manera positiva el triunfo del magnate neoyorquino. No ocurrió lo mismo en México en donde la bolsa y el peso sufrieron una caída importante.