CHICAGO, Illinois.- En unos minutos más viajaremos rumbo a Dublín, Irlanda, ese país legendario y misterioso en donde esperamos reencontrar nuestras raíces y alimentarnos de su historia, su cultura y su hospitalidad.

Irlanda se convirtió en una de las regiones más dinámicas y sorprendentes en el mundo entre los años 1980 al 2000.

Pasó de la pobreza a la riqueza para ocupar los primeros lugares en ingreso por cápita, gracias a la llegada de empresas como Canon y PC World y a programas de ahorros e incentivos fiscales que hicieron de la República de Irlanda una economía moderna y robusta.

Con menos de cinco millones de habitantes, el país fue considerado el Tigre Céltico por su crecimiento promedio del 10 por ciento anual y por su espectacular disparo en exportaciones e inversión extranjera.

La crisis mundial de principios del 2000 y luego la del 2008 pegaron fuerte a los irlandeses, sin embargo el país mantiene su solidez con todo y el desempleo y los vaivenes de la economía europea.
Irlanda es mucho más que su productividad. Su riqueza en las artes, en su historia y sus atractivos turísticos es maravillosa y casi infinita.

Es sin duda una región desconocida para los mexicanos, algunos la recuerdan porque el ex presidente Carlos Salinas de Gortari se "autoexilió" en la isla mientras transcurrían las investigaciones sobre el crimen de Luis Donaldo Colosio.

Pero pocos saben que Irlanda ha dado cuatro premios Nobel de literatura al mundo, a saber: George Bernard Shaw, W. B. Yeats, Samuel Beckett y Seamus Heaney.
Sin olvidar a genios de las letras y la poesía como Oscar Wilde, Jonathan Swift, James Joyce y C. S. Lewis, entre muchos más. En 1950 los irlandeses despertaron con la noticia de que el premio Nobel de física era obtenido por su compatriota Ernest Walton.

En el historia del cine la presencia de Irlanda es impresionante. Innumerables actores han triunfado en Hollywood como Maureen O'Hara, Barry Fitzgerald, Maureen O'Sullivan, Richard Harris, Peter O'Toole, Pierce Brosnan, Brendan Gleeson, Colm Meaney, Colin Farrell, Robert Sheehan y Brenda Fricker.

Varios directores también han destacado, entre ellos Neil Jordan y Jim Sheridan, sin olvidar a Daniel Day-Lewis, actor británico que tomó la nacionalidad irlandesa tras participar en la película "En el nombre del padre".

Algunas películas famosas han sido rodadas en la exuberante geografía irlandesa, entre ellas Braveheart, Excalibur, The Quiet Man, El Rey Arturo y Saving Private Ryan.

Pero es quizás en la música popular y de rock en donde más se conoce a los irlandesas por las bandas de fama internacional como U2, My Bloody Valentine, Snow Patrol, The Corrs, The Cranberries, Thin Lizzy, Horslips, Westlife, Boyzone, The Script, etcétera.

La religión católica, introducida en la llamada Isla Esmeralda por el escocés San Patricio a finales del siglo IV, es uno de los principales activos de los irlandeses. Durante siglos mantuvieron su fe a pesar de la presión del imperio británico con quien han llevado una relación compleja y áspera a lo largo de la historia.

En Dublín visitaremos la célebre catedral de San Patricio, sus museos y desde luego alguno de sus concurridos pubs.

Viajaremos además a Kilkenny, ciudad medieval de rica arquitectura en donde vivieron y se casaron nuestros bisabuelos James Healy y Maria Brennan, durante la segunda mitad del siglo XIX y pocos años antes de partir a América.

James Healy, Santiago en español, fue maestro de matemáticas e idiomas en la Universidad de Dublín y emigró con su esposa a Estados Unidos en búsqueda de nuevos horizontes.

Entraron por Boston para establecerse en Texas en donde nacieron sus primeros hijos Elisa y Daniel.  Años después se mudaron a Monterrey, Nuevo León, para iniciar una escuela de idiomas. ¿Qué habrá empujado a una joven pareja de irlandeses a trasladarse al indómito México del siglo XIX?

En la capital regia vieron la luz el resto de sus hijos: Nicolás, Brígida, Patricio y nuestro abuelo José Santiago. Los dos últimos se quedaron en nuestro país para emprender la carrera de periodismo, el primero en la ciudad de México y el segundo en Hermosillo, a donde llegó un 8 de agosto de 1916 a los 20 años de edad.

Ya veremos en Kilkenny y sus alrededores si descubrimos algún vestigio de los Healy y los Brennan que nos permita conocer un poco más de nuestros antepasados.

Intentaremos, pues, desafiar a Octavio Paz, quien en su "Laberinto de la soledad" asentó que "el mexicano siempre está lejos, lejos del mundo y de los demás. Lejos, también de sí mismo".
Pronto les contaremos de nuestras andanzas.

Apunte final…
Por demás felices andan los fanáticos de los Cachorros de Chicago aquí en el aeropuerto O'Hare, cuando todo indica que conseguirán al fin su Serie Mundial luego de más de cien años y de que manera: derrotando en los últimos tres partidos a los valientes Indios de Cleveland… Deseamos una pronta pronta y feliz recuperación a la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano por la cirugía que hoy le será practicada… Y a seguir adelante con la misma pasión y dedicación.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.