Sin lugar a dudas el arresto y proceso judicial del exgobernador Guillermo Padrés marcará un antes y un después en la historia política de Sonora.

Ningún gobernador ni exgobernador sonorense de la era postrevolucionaria había caído en prisión por un delito o delitos relacionados con actos de corrupción.

Sin embargo, se trata de una realidad inobjetable que la corrupción oficial de distintos sabores y colores ha permeado fuerte en la sociedad sonorense desde hace varios sexenios sin que se tomaran medidas firmes y profundas para erradicarla.

Perseguir, detener y procesar a un exgobernador, sea del partido y la ideología que sea, es indudablemente una acción trascendente en contra de la corrupción.

e aquí en adelante cualquier gobernador y ya no digamos sus colaboradores, serán conscientes del peligro que corren si cometen actos ilícitos a la hora de administrar los recursos estatales.

Aun cuando exista un componente político en la persecución de Guillermo Padrés, se ha sentado una acción sin precedente que envía una señal clara y contundente a los funcionarios públicos y a la sociedad.

Qué bueno fuera que lo mismo ocurra pronto a nivel federal y que un presidente o ex presidente mexicano fuera juzgado por actos de corrupción. Elementos para perseguirlos han existido de sobra a lo largo de los últimos sexenios, pero ningún primer mandatario se ha atrevido a tomar una acción de tal naturaleza.

En tal sentido vale reconocer al gobierno de Claudia Pavlovich por su determinación y persistencia. Primero por empujar las indagaciones desde la Fiscalía Anticorrupción y luego presionar públicamente a la Procuraduría General de la República para actuar en contra de Padrés y su gobierno.

En segundo lugar porque con la captura de un exgobernador, Claudia Pavlovich se obliga a caminar escrupulosamente y a vigilar muy de cerca a sus colaboradores, familiares y amigos para evitar que se repitan las corruptelas tradicionales de un gobierno estatal.

Como le decíamos, en Sonora la corrupción no la inició Padrés. Data de muchos sexenios atrás, pero se incrementó al paso de los años. En el régimen de Rodolfo Félix Valdés alcanzó una sofisticación al estilo ciudad de México con la repartición de contratos y prebendas para los más cercanos al poder.

De ahí en adelante ha continuado el enriquecimiento de los altos funcionarios, sin embargo y de acuerdo a los informes oficiales que se han publicado, la corrupción alcanzó su clímax en el sexenio pasado.

Hay quienes piensan que todo es parte de una burda estrategia del PRI para impedir que el PAN regrese al poder. No lo creemos así por la gravedad de los hechos que conocemos y porque se cometieron corruptelas a niveles poco vistos y en volúmenes impresionantes.

Sin embargo, hay que esperar a que la justicia actúe y se llegue al final de los procesos tanto en el caso de Guillermo Padrés y su hijo como para tantos ex funcionarios que hoy se encuentran prófugos y bajo el peso de acusaciones graves.

Evidentemente la cárcel no debe ser el móvil final de la acción judicial, sino recuperar lo robado y regresar al pueblo de Sonora lo que le corresponde incluyendo su dignidad. Así lo esperamos.

Noticias en serie
Enviamos nuestras más sinceras condolencias a la apreciable familia Morfín por el lamentable deceso de uno de sus queridos integrantes Alfonso Morfín Avilés, quien recibió el llamado de Dios luego de padecer una enfermedad incurable. Un fuerte abrazo para sus hermanos Ramón Jairo, Luis, Leopoldo y Enrique, además de su esposa e hijos. Que en paz descanse… De nuevo el gobierno de Enrique Peña Nieto ha caído en la inmovilidad y el desconcierto con respecto a la llegada al poder de Donald Trump. Las acciones anunciadas por la Secretaría de Relaciones Exteriores para defender a los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos son francamente ridículas cuando reaparecen en la frontera grupos de “caza-migrantes”, amén de las medidas que en enero emprenderá el nuevo gobierno. De todo ello comentaremos en un próximo articulo… Reportan muy concurrida y de gran ambiente la boda de Graciela Mazón Escalante con Ángel Ritz Demerutis, en donde dos miembros de familias de abolengo de Hermosillo y Culiacán, respectivamente, unieron sus destinos para siempre. Felices estuvieron el empresario Ricardo Mazón Lizárraga y su esposa Yolanda de Mazón al casar a su segunda hija ante la asistencia de familiares y amigos de Sonora y de varias entidades del país. Por cierto, el festejo reunió a cinco gobernadores. A dos en funciones: Claudia Pavlovich Arellano de Sonora y Quirino Ordaz Coppel de Sinaloa. Y a tres ex de Sonora: Manlio Fabio Beltrones, Eduardo Bours Castelo y Carlos Armando Biebrich.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.