Lady Diana. (Archivo digital / EXPRESO)CIUDAD DE MÉXICO.- Lady Diana Spencer, hija de los Vizcondes de Althorp y quien nació un 1 de julio de 1961, conoció a Carlos de Inglaterra cuando apenas era una adolescente. Trabajaba como asistente en el jardín de niños Young England en Knightsbridge. Se conocieron porque Carlos tenía un romance con la hermana mayor de Diana, Sarah, y aunque en ese momento no sucedió nada entre ellos, pronto su amistad se convirtió en algo más.

 

Cuando Sarah y Carlos terminaron el coqueteo, entre él y Diana se dio algo más, un chispazo que provocó que el 24 de febrero de 1981, la casa real diera a conocer que la pareja estaba comprometida, en las fotos oficiales se veía una pareja algo incompatible, pues Carlos estaba muy lejos de ser atractivo y Diana parecía justo una chica tierna; las imágenes retrataban a un par de novios sonriendo: ella con un traje azul y su famoso anillo de zafiro vistiendo su dedo en la mano izquierda, él acariciándola como si fuera una piedra preciosa.

Los seguidores del romance y de la Monarquía estaban de fiesta, Inglaterra estaba cada vez más cerca de los cuentos de hadas, de un amor que les daría a los próximos Reyes de su país.

Sangre real

Las dudas comenzaron a surgir, Diana tenía 13 años menos que Carlos, pero, según las fuentes cercanas a la Princesa, estaba enamorada como loca de ese apuesto caballero que no tenía un pasado tan claro como a Spencer le hubiera gustado.

En 1970, Carlos estaba en el campo de polo de G. Park cuando una chica rubia de ojos claros y un cuerpo de impacto se le acercó, acarició su caballo y le dijo al príncipe “Bonito animal Señor. Me llamo Camilla Shand. Es un placer conocerle… Mi bisabuela, Alice Keppel, fue la amante de su tatarabuelo, Eduardo VII. ¿Lo sabía?”.

Camilla tenía 23 años y buscaba vengarse de Andrew Parker-Bowles, un oficial de caballería de la reina que estaba engañándola; sin embargo, Camilla sabía que Carlos gustaba de ella, así que comenzaron una relación “por debajo de la mesa”, debido a que Shand no tenía sangre real. Cuando la Reina Isabel, madre de Carlos supo de sus amoríos, ordenó a su hijo separarse de la mujer. Los allegados a Carlos dicen que lloró como un niño y para que los dejaran en paz, corrió a proponerle matrimonio a Camilla, ella declinó la oferta y un año más tarde se casó con Andrew, Carlos se enteró mientras estaba embarcado en el “Minerva”.

La consejera

Uno pensaría que la historia terminó ahí, pero no; Camilla y Carlos estaban unidos por mucho más, así que decidieron ser amigos y ella se convirtió en la mejor consejera para el Príncipe, quien incluso apadrinó a uno de los hijos de ella. El amor de Carlos no murió, en 1979 le pidió a Camila que se divorciara, ella lo rechazó por segunda vez, pero un año más tarde, la pareja reanudó su relación, los sentimientos estaban intactos.

Camilla era una mujer calculadora, que tenía que distinguir entre el hombre que amaba y el futuro Rey de la nación así que lo ayudó a elegir esposa; Diana era la candidata ideal, fue la elegida. Luego del compromiso real, los medios dieron cobertura a la cita que mantuvo la pareja en el tren de la Casa Británica, pero Diana sabía que la mujer rubia que estaba en esa cita no era ella, a pesar de descubrir la mentira, Spencer siguió con los planes de boda. Carlos y Camilla pasaban todas las noches juntos, era su forma de despedirse.

El 29 de julio de 1981, Reino Unido estaba de fiesta, la pareja real se dio el sí en la Catedral de San Pablo frente a más de 600 mil personas que los vitoreaban por las calles de Londres. Diana poseía un porte envidiable, tenía la facha de noble, aunque no lo era al ciento por ciento. Carlos había elegido bien. Unos días antes del enlace, Carlos quiso suspenderlo, le confió a uno de sus asistentes que no podía seguir con la boda, que no estaba feliz, que extrañaba a Camilla y que tenía dudas sobre la estabilidad emocional de su prometida, porque sospechaba que tenía bulimia; pero sabía que no era una posibilidad cancelar el compromiso, era el futuro Rey y no podía comportarse como un chiquillo.

Por su parte, Diana estaba sufriendo por la misma razón, pues siempre supo de la relación entre Carlos y Camilla, incluso descubrió un brazalete con las iniciales GF (así era como se llamaban entre ellos, Gladys y Fred), la ex amante de Carlos y hermana de Diana, Sarah, tuvo que convencer a la novia de acudir a la boda, ambos fueron arrastradas al altar.

La verdadera historia

Tras la luna de miel, la pareja vivió tres años de feliz matrimonio, en los que Carlos y Camilla estuvieron alejados, pero tras el nacimiento del primer hijo de los Príncipes, Guillermo, el matrimonio era insostenible, en 1984, luego del nacimiento de Enrique, el segundo vástago de la pareja, Camilla regresó a la vida del hijo de la Reina Isabel. En 1986 Diana se mudó de la Casa Real y en 1992, tras años de separación, se anunció que el matrimonio de los Príncipes de Gales había terminado.

En 1993 y tras la publicación de “Diana, su verdadera historia” de Andrew Morton, un diario australiano publicó una conversación íntima que reflejaba la relación entre Carlos y Camilla. En el verano de 1994, Carlos declara en televisión que había sido infiel a su mujer. Los ingleses le agradecen que les abra su corazón, aunque para ellos lo que cuenta es la tragedia de Diana y de sus dos hijos. Víctimas de la Casa Windsor y de Camilla Parker.

En 1995, la Princesa acude al programa, "Panorama" de la BBC. La frase: “No sólo me casé con Carlos, también me casé con su amante, que estaba al corriente del más mínimo detalle”, pasa a la historia; en 1996, el divorcio fue oficial.

Tras la muerte de Diana en 1997, Camilla desapareció del ojo público, y fue hasta 1999 que comenzó a convivir con los hijos y los padres de Carlos. 

El empresario Dodi Fayed

El día en que murió Diana, estaba acompañada por el empresario Dodi Fayed, con quien ella estaba saliendo; sin embargo, hasta hace unos años se supo de la relación que tuvo Diana con “Mr. Wonderful”, Hasnat Khan, un doctor paquistaní con el que la princesa salió por dos años y quien para muchos, fue el amor de su vida. La relación terminó ya que el doctor no podía comprometerse ni tampoco podía manejar la intrusión de los medios de comunicación.

Una amiga de Diana, Rosa Monckton, dijo que estaba convencida que la relación de la princesa con Dodi Fayed en las últimas semanas de su vida era un intento de poner celoso al hombre al que amaba de verdad.

El 9 de abril de 2005, Carlos contrajo matrimonio con Camilla en una ceremonia civil celebrada en el ayuntamiento de Windsor. La boda, prevista para el día 8, tuvo que retrasarse un día debido a los funerales por el papa Juan Pablo II. El príncipe Carlos es el primer miembro de la realeza británica que contrae matrimonio civil. Con éste, Camilla recibió el título de duquesa de Cornualles. (Con información de “lavanguardia.com”, “mx.hola.com”, “eltiempo.com” y “elmundo.es”.)

El Universal / TGA 31/08/16