nota30102016f13MORELIA, MICH.- Al final de su vida, una de las cosas que George Harrison disfrutaba era sentarse con su mujer a ver películas de Jorge Negrete mientras tocaba la guitarra.

Ese vínculo con el cine mexicano renacerá a casi 15 años de su muerte, pues la fundación caritativa del exbeatle participa en un proyecto de restauración de dos películas, según compartió su viuda, Olivia, en entrevista.

"Hemos podido trabajar en la restauración de cortos de Charlie Chaplin, Powell y Pressburger, una película rusa, y ahora queremos hacerlo con películas mexicanas, porque yo soy mexicana. Estamos trabajando en Dos Monjes (1934, de Juan Bustillo Oro) y, quizás, Enamorada (1946, Emilio Fernández).
"Estuvimos en México a principios de año, fuimos a la UNAM y a la Filmoteca a buscar y tratar de desarrollar una lista de películas que fuera importante restaurar", señaló.

Californiana de nacimiento, pero de raíces mexicanas, Olivia Trinidad Arias, Olivia Harrison, cuenta que es de una generación a la que no se le exhortó a hablar español, cosa que hasta el día de hoy le duele.

Sin embargo, creció viendo películas mexicanas, de las cuales recuerda María Candelaria y Macario entre sus favoritas.

"Me He de Comer Esa Tuna (1945, Miguel Zacarías) es la que más disfruto, la amo, por la música. Y George la veía conmigo", agregó.

Olivia recuerda que el británico conectó bien con su familia, pues su padre era músico. Por su origen mexicano, solían tener fiestas familiares con mariachis, quienes se entendían bien con el intérprete de "Something".

Su esposa percibió esa afinidad y, con astucia, lo acercó al cine que ella disfrutaba ver a través del arte que a él le interesaba.

"Siempre le mostraba las películas del Trío Calaveras, Los Panchos, Jorge Negrete, porque sabía que las disfrutaría. Fue mi manera de introducirlo a ellas", reveló.

El proyecto de restauración sería un trabajo conjunto de la fundación de Harrison, Material World Foundation, y la Film Foundation, organización fundada por Martin Scorsese y dedicada a la recuperación de material fílmico, además de la Filmoteca de la UNAM.

"Los elementos para restaurar Dos Monjes ya están en el laboratorio en Bolonia (Italia). No tenemos el negativo original, pero sí el mejor elemento que ha sobrevivido, y esto va a hacer que la película se vea mucho más hermosa. Eso es lo que estamos haciendo aquí".

La Material World Foundation se estableció en 1973, luego de que George diera su Concierto por Bangladesh, uno de los primeros en apoyar una causa humanitaria. La fundación tiene como meta atraer la atención hacia las manifestaciones artísticas de culturas y filosofías diferentes.

EXP/RED/FR/OCT/2016