iron1 01072017ej 21HERMOSILLO, SON.- Las dificultades económicas y personales del joven sonorense Guillermo Carranza Valenzuela han sido pocas gracias a la fuerza interior, sus lazos familiares y a que se identifica con uno de los más exitosos súper héroes de Marvel: Iron Man.

Y es que gracias a su habilidad para arreglar aparatos electrónicos y el gusto por el personaje, ahora cuenta con sus propios inventos.

“Cuando estaba chiquito se reían mucho mis papás porque me gustaba meterle tenedores a los contactos y de ahí decían que yo iba a ser eléctrico”, reveló entre risas.
“Mi abuelito trabajaba arreglando lavadoras y empecé a trabajar desde niño y me empezó a gustar, así que a los catorce años yo ya había arreglado mi primer lavadora, a pesar de que la gente no me creía”, mencionó el joven nacido en Esqueda, Sonora.

Latente inquietud

Desde ahí empezó su inquietud que se prolongó hasta su educación secundaria, etapa en la cual ya contaba con sus propios artefactos.

“Desde chico ya empezaba a elaborar cosas y para entonces ya tenía mis propias herramientas como un taladro y empecé a hacer mis inventos a mis posibilidades porque Esqueda es un pueblito y no hay para gastar tanto dinero”, comentó.

La construcción de una casa se convirtió en ese entonces en su máximo logro; la vivienda tiene todo y es habitada por sus papás.

iron1 01072017ej 21

“Mi cuarto se abre con un control de una alarma de un carro, después hice un triciclo, una Torre Eiffel con puras latas, entre otras cosas”, dijo con orgullo.

Uno de sus más reciente proyectos, y que ha ido afinando poco a poco, es una figura de Iron Man de tamaño natural.

Basado en los personajes de Marvel, creó su propia versión de Iron Man de su tamaño con piezas hechas y pintadas a mano por él mismo.

“Desde chiquito Iron Man ha sido como mi personaje favorito”, reveló.
“Fue hace unos tres años que hubo un concurso de la preparatoria donde lo presenté, pero un año antes yo me había pintado de verde para una fiesta porque no tenía nada qué ponerme pero se burlaron de mí y les dije: ‘Para el siguiente año ya verán lo que voy a hacer’.

Durante todo un año, el porche de su casa se convirtió en el sitio perfecto para la construcción de su nueva idea.

Latas recicladas, baleros, piezas de computadora celulares, una máquina de soldar que le regaló su abuelo, entre muchas otras cosas más, se convertían en la “materia prima” del nuevo invento del joven.

Desde entonces, la figura de Iron Man lo ha llevado a piñatas, quinceañeras, desfiles, exposiciones y eventos en los que ha sido contratado o invitado a asistir.

El personaje tiene luz en el pecho, el casco tiene movimiento, así como el abdomen, los brazos, según las posibilidades que ha tenido para realizarlo, aunque ya piensa en automatizarlo más y lograr que suelte humo y que haga sonidos para que sea más atractivo a quien lo mira.

Y es que gracias a las redes sociales, su personaje empezó a adquirir fama, como él mismo cuenta, hasta que salió de la preparatoria.

iron2 01072017ej 21

  • Lea la nota competa en la edición impresa del domingo.

EXP/JG/EJ/JUL/2017