edificios grandes nota11222016CIUDAD DE MÉXICO.- En México, los rascacielos cada vez son más altos. Recientemente, se anunció la construcción de la Torre Colón en la Ciudad de México, la cual tendrá 309 metros de altura y sobrepasará al actual edificio más elevado de Latinoamérica: la Gran Torre de Santiago de Chile, que se yergue a 300 metros del suelo. Se espera que la construcción de la Torre Colón se concluya en 2020.


Ciertamente, en el futuro la vista del CDMX y otras ciudades con un desarrollo urbano importante serán muy diferentes a la actualidad a causa de los nuevos rascacielos que se construirán. Pero, ¿cómo es que surgió este tipo de edificio? El portal inmobiliario Lamudi resume la historia.

Los comienzos
En Chicago, en los años 80 del siglo XIX, los terrenos disponibles para proyectos de construcción eran casi inexistentes.

Las autoridades a cargo de la urbanización de la ciudad aceptaron el hecho de que la única manera de seguir construyendo era verticalmente. Así, lograron inventar un nuevo método de construcción que utilizaba un esqueleto estructural de acero (steel framing) y columnas lo suficientemente fuertes como para soportar el peso de todo el edificio. Esta innovación permitió la aparición de rascacielos con cada vez más altos.

Sin embargo, las construcciones se hicieron tan altas que empezaron a balancearse a causa de vientos fuertes. Para solucionar este inconveniente, los ingenieros comenzaron a utilizar vigas de acero reforzado en los huecos de los elevadores y moviendo las columnas hacia los bordes exteriores de las paredes creando, así, un tubo sólido.

En 1970, se comenzó a utilizar amortiguadores de masa sintonizados (AMS), lo que ayudaba a contrarrestar cualquier movimiento indeseado.

La carrera hacia el cielo
A principios del siglo XX, los primeros rascacielos que se completaron fueron los siguientes: la Torre del Metropolitan Life Insurance (213 metros), el Woolworth Building (241 metros) y el Chrysler Building (319 metros), que en 1930 se convirtió en el edificio más alto del mundo con 319 metros. Poco tiempo después sería reemplazado por el famoso Empire State Building, que se elevaba a 381 metros.

El Empire State Building mantuvo este título durante 41 años hasta que, en 1972, la Torre 1 del World Trade Center se coronó como el rascacielos más alto del mundo con 417 metros. No obstante, después de 2 años se erigió la Torre Sears que, con sus 442 metros, fue el último edificio estadounidense considerado como el más elevado del planeta.

En efecto, en 1998 en Malasia se completó en su capital, Kuala Lumpur, las Torres Petronas (452 metros); después, en 2004, el edificio Taipei 101 en Taiwán fue el más alto del mundo con 508 metros. En 2010, el Burg Khalifa (828 metros) localizado en Dubái se haría con este título.

¿Qué edificio será el más alto en el futuro?
En el año 2020, la Torre Yeda en Arabia Saudita se convertirá en el rascacielos más alto con poco más de 1,000 metros. También, en Tokio ya se están trabajando en los planes para el Sky Mile Tower, que, si se llega a levantar, tendrá la asombrosa altura de 1,700 metros.

EXP/RED/DAW/NOV/2016